SUSCRÍBETE

Ingresa tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Te llegará todas las entradas a tu correo electrónico

Puntero

Chat gratis

domingo, 1 de mayo de 2011

Beatificación de Juan Pablo II: Una muestra más de idolatría satánica



Fue sin duda un tipo simpático. No lo niego. Confieso que de niño lo asocié a papanoel (no fui adventista de cuna), y es que mostraba un rostro tan amigable y de abuelo "chocho", que ya me hubiera gustado tenerlo como abue. No obstante, saber y entender quién era y a qué representaba es lo que lo desenmascara raudamente y lo convierte en el personaje que hizo que la primera bestia apocalíptica vaya recuperándose de su herida mortal sufrida en 1798. Hoy por hoy, el catolicismo es mucho más aceptada y se encamina a su obra con la segunda bestia más rápido de lo que parece gracias a este personaje que en vida fue, pero que para los católicos en general está en el cielo intercediendo por la humanidad.
Hoy fue beatificado por Benedicto XVI, y se presentó la imagen que debe ser venerada:




Pero, seamos francos y hablemos claro. Este asunto es simplemente una muestra más de idolatría satánica .



Culto a las imágenes en la Iglesia Católica Apostólica y Romana
Después de que la iglesia cristiana fuera perseguida cruelmente por el imperio romano hasta principios del siglo IV, una “luz de esperanza” parecía avizorarse para el cristiano oprimido  por largos años, era la conversión de Constantino.
“La conversión nominal de Constantino, a principios del siglo cuarto, causó gran regocijo; y el mundo, disfrazado con capa de rectitud, se introdujo en la iglesia. Desde entonces la obra de corrupción progresó rápidamente. El paganismo que parecía haber sido vencido, vino a ser el vencedor. Su espíritu dominó a la iglesia. Sus doctrinas, ceremonias y supersticiones se incorporaron a la fe y al culto de los que profesaban ser discípulos de Cristo.”[1]
Sin duda el “cuerno pequeño” (Dn. 7:8, 24, 25) empezaba de esa manera su obra maestra, introducir una falsa adoración y todo un sistema de culto muy diferente al de la Biblia. Para congraciarse con el pueblo, Constantino, no solo aceptó la fe cristiana sino que la declaró como la religión oficial del imperio. No hay duda que este detalle desencadenó la caída más grande de la fe cristiana de los primeros siglos.
Pero, ¿cómo es que logró introducir una serie de doctrinas, ceremonias y supersticiones a la fe cristiana que se contrapone categóricamente a través de las Sagradas Escrituras? Pues tan simple como parezca, apartando de la cristiandad justamente eso, las Sagradas Escrituras, la Biblia.
“Una vez suprimido lo que descubría el error [La Biblia], Satanás hizo lo que quiso. La profecía había declarado que el papado pensaría "mudar los tiempos y la ley." (Daniel 7: 25.) No tardó en iniciar esta obra. Para dar a los convertidos del paganismo algo que equivaliera al culto de los ídolos y para animarles a que aceptaran nominalmente el cristianismo, se introdujo gradualmente en el culto cristiano la adoración de imágenes y de reliquias. Este sistema de idolatría fue definitivamente sancionado por decreto de un concilio general. Para remate de su obra sacrílega, Roma se atrevió a borrar de la ley de Dios el segundo mandamiento, que prohíbe la adoración de las imágenes y a dividir en dos el último mandamiento para conservar el número de éstos. El espíritu de concesión al paganismo fomentó aún más el desprecio de la autoridad del Cielo. Obrando por medio de directores inconversos de la iglesia, Satanás atentó también contra el cuarto mandamiento y trató de echar a un lado el antiguo sábado, el día que Dios había bendecido y santificado (Génesis 2:2, 3), para colocar en su lugar el día festivo observado por los paganos como "el venerable día del sol [el domingo]."[2]
            Es decir, sin la Biblia como regla de autoridad y fe, el cristianismo se tornó en cualquier otra cosa, menos en la religión que Cristo enseñó a sus discípulos y la cual solo un remanente guardó a través de toda la historia.
            Cuando el emperador Constantino logró un acercamiento entre el imperio y la iglesia en el siglo IV, se produjeron transformaciones significativas. Creció el denominado “culto inferior”, es decir, “la veneración a los santos, las santas, las reliquias y las imágenes, y las peregrinaciones a lugares sagrados”.[3] Esta tendencia habría se perdurar e incrementarse en la Edad Media. La religiosidad de este tiempo se convirtió muchas veces en superficial, idolátrica, supersticiosa y ritualista.
            Las controversias por las imágenes, del siglo VIII, pusieron al tema en discusión y consolidaron la posición católica. El Concilio Ecuménico de Nicea del año 787 hizo distinción entre tres clases de adoración: el culto a Dios, llamado latría, o adoración; el culto a los santos, llamado dulía, o veneración; y el culto a la Virgen, denominadohiperdulía. La postura medieval sobre el particular fue ratificada en el Concilio de Trento en contraposición a la actitud de los reformadores. El Concilio Vaticano II reafimó la profesión de la veneración y devoción a los apóstoles, los mártires, María, los ángeles y los santos.[4]

LA BIBLIA Y LA IDOLATRÍA
            A lo largo de la Biblia, desde el Génesis al Apocalipsis, existen numerosos pasajes en las que hombres adoran a ídolos e imágenes hechos de diversos materiales, sin embargo en su gran mayoría no pertenecían al pueblo escogido por Dios.
La idolatría se practicó desde muy temprano en la historia. Los antepasados inmediatos de Abrahán "servían a dioses extraños" (Jos. 24:2).  Los patriarcas se dedicaron a la adoración monoteísta de Jehová, pero miembros de sus familias fueron influidos a veces por la idolatría (Gn. 31:30, 32-35; 35:1-4).  Fue un pecado frecuente en Israel (Dt. 32:16; 2 R. 17:12; Sal. 106:38) y una preocupación más que pasajera en la iglesia cristiana primitiva (1 Co. 12:2).  El paganismo cananeo era popular por causa de sus bajas normas éticas en contraste con las elevadas de la religión hebrea, y la religión más exigente a menudo era abandonada por la adoración más fácil de Baal.
Desde la conquista de Canaán hasta la cautividad babilónica, la idolatría fue una modalidad persistente y desmoralizadora en la experiencia de Israel.  En el período más temprano se repetía una y otra vez este esquema: Israel caía en la idolatría y era víctima de la agresión (Sal. 106); luego surgía un juez que lo liberaba y restablecía el culto a Yahweh.  La fluctuación entre la adoración al Dios de Israel y la idolatría prosiguió durante el tiempo de los reyes, con frecuencia fortalecida por alianzas políticas y casamientos con paganos (1 R. 11:1-13; etc.).  En esos tiempos la batalla contra los ídolos fue encabezada por profetas: Elías desafió al idólatra Acab (21:17-27); Amós previno al pueblo de que la cautividad sería el resultado de la adoración a dioses falsos (Am. 5:1, 26, 27); Oseas denunció el "becerro de Samaria" (Os. 8:4-6); Isaías ridiculizó la locura de adorar la obra de las propias manos (Is. 44:9-20); Jeremías predijo el castigo divino como resultado de la adoración de ídolos (Jer. 7:16-20, 29-34); Ezequiel anunció la desolación del país por causa de la idolatría (Ez. 6). La repetición de estas advertencias es muy frecuente, lo que indica la seriedad del problema en tiempos del AT.
Durante el cautiverio, los israelitas aprendieron la lección con respecto a la idolatría. Su rechazo de las imágenes llegó a ser tan fuerte y duradero que siglos más tarde consideraron que aun los estandartes romanos los contaminaban; y hasta llegaron a destruir el águila de oro del templo de Herodes.  Hicieron todo esfuerzo posible por aislarse de cualquier influencia que pudiera inclinarlos hacia la idolatría.  La nueva adoración en la sinagoga, que era muy común en tiempos del NT, fue una protección efectiva contra la influencia extranjera.  La tendencia anterior de confraternizar con las naciones vecinas dio lugar a un aislamiento fanático (Jn. 4:9; Hch. 10:28) que tuvo consecuencias muy negativas.

El problema de la idolatría
El problema de la idolatría era tan grave en la antigüedad que los primeros 2 mandamientos del Decálogo se ocupan en forma muy definida de esta fase de la vida religiosa (Ex. 20:3-6).  Durante el período del éxodo hubo 2 violaciones notables de estos mandamientos: primero fue la adoración del becerro de oro (cp 32); segundo, la apostasía en Sitim, donde Israel cayó en las prácticas licenciosas de la idolatría moabita (Nm. 25:1, 2).
            El segundo mandamiento expresa con claridad: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni debajo del agua. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás. Porque el Señor tu Dios soy Yo, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, hasta la tercera y la cuarta generación, a los que me aborrecen” (Ex. 20:4-6).
            El catecismo católico omite este mandamiento en forma desafiante a la autoridad de la Biblia enseñando por Cristo (Mt. 5:17, 18).

¿Por qué Dios prohíbe las imágenes o ídolos para representarlo?
            Salomón dijo: “He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener, ¿cuántos menos esta casa que yo he edificado?” (2 Cr. 6:18). Si lo más hermoso que pudo hacer Salomón era insignificante para adorar a Dios, ¿qué decir de los ídolos de metal, yeso, etc?
            Por más grandes y costosos, de las más hermosas piedras preciosas y del material más fino, nada de ello puede ser comparado con todo lo que Dios es. Lo único que hacen esas imágenes e ídolos es empequeñecer a Dios. Inevitablemente lo reducen al tamaño de un concepto netamente humano. Y este es, en realidad, el meollo del asunto. Una pobre imagen mental de Dios es el pecado fundamental que el segundo mandamiento quiere ayudarnos a evitar.[5]

El salmista dice: “No a nosotros, oh Eterno, no a nosotros, sino a tu Nombre da gloria, debido a tu invariable amor y a tu fidelidad. Por qué dirán las naciones: "¿Dónde está su Dios?" Nuestro Dios está en el cielo, y hace lo que quiere. Los ídolos son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, pero no hablan; tienen ojos, pero no ven. Orejas tienen, pero no oyen; tienen nariz, pero no huelen. Manos tienen, pero no palpan; tienen pies, pero no andan; ni hablan con su garganta. Como ellos son los que los hacen, cualquiera que en ellos confía. Oh Israel, confía en el Eterno. El es tu ayuda y tu escudo. Casa de Aarón, confía en el Eterno. El es tu ayuda y tu escudo. Los que reverenciáis al Señor, confiad en él. El es vuestra ayuda y vuestro escudo. El Eterno se acuerda de nosotros, y nos bendecirá. Bendecirá la casa de Israel, bendecirá la casa de Aarón, bendecirá a los que la respetan, a pequeños y a grandes. El Eterno aumentará bendición sobre vosotros, sobre vosotros y sobre vuestros hijos. Que vosotros seáis bendecidos por el Señor, que hizo el cielo y la tierra. Los altos cielos son del Eterno, pero dio la tierra a los hombres. Los muertos no alabarán al Señor, ni cuantos descienden al silencio. Pero nosotros exaltaremos al Eterno, ahora y siempre. ¡Alabad al Señor!” (Sal. 115: 1-18).
Sin duda, la sociedad actual es así, prefiere creer en “cuentos de hadas”, en supersticiones vanas que lo único que hacen es alejarlos más y más de Dios. Eso es lo que Satanás busca, que la humanidad se aleje de Dios a través de los ídolos, santos, imágenes, pues sabe que a Dios no le gusta compartir adoración, pues es fuerte y celoso (Ex. 20:4).

El culto a las imágenes es una obra de Satanás
            Satanás fue arrojado del cielo justamente porque deseaba ser como Dios, sentarse en el trono de Dios, quería ser adorado y alabado. Quería que le rindan adoración a él pues era también hermoso y poderoso. Sin embargo, estaba pidiendo algo que sólo le pertenecía a la deidad, a Dios. Es por ello que a lo largo de la historia de la humanidad siempre buscó desviar a hombres y mujeres de la verdadera adoración, que es “en espíritu y en verdad” (Jn. 4:24).
            El Gran Conflicto entre Cristo y Satanás se inició por el tema de la adoración. Satanás quería, quiere y querrá ser adorado como Dios, y para ello utiliza diversos medios, imágenes, ídolos, santos, etc. Todo lo que no es del agrado de Dios es del agrado de Satanás. Y si yo adoro y venero a hombres muertos, santos y santas de mis preferencias, estoy desobedeciendo lo que Dios en su Palabra me dice (Ex. 20:4-6) y por ende estoy obedeciendo a Satanás.

La idolatría es un asunto serio
Muchos católicos sinceros no ven con malos ojos el asunto de la adoración a imágenes pues aseveran que no es idolatría, sino que es una imagen, una ayuda para acercarse más a Dios. 
Y cuando rezan frente a las imágenes de los santos, la Virgen María, y ángeles lo único que están haciendo es mirar la imagen para concentrarse y no distraerse. Ellos le rezan pues se sienten indignos de ir directamente a Dios, por ello interceden a los santos y los santos a María, la virgen y ella va a Jesús, pues es su madre, y como es su madre el hijo le obedece.
Loco pensamiento, se olvidan de que JESÚS ES DIOS. Y que “es el único mediador entre Dios y el hombre, Jesucristo hombre” (1 Tim. 2:5). No hay razón de venerar a imágenes ni a ídolos, vayamos a Dios directamente en oración. Cristo es nuestro intercesor (Jn. 16:27).

CONCLUSIONES
            En primer lugar, se debe tener en cuenta que el asunto de veneración a imágenes es un asunto de adoración y es este tema el meollo del Gran Conflicto entre Cristo y Satanás.
            En segundo lugar, la adoración que Dios dispuso en su palabra a través de toda la Biblia es “en espíritu y en verdad” (Jn. 4: 24).
            En tercer lugar, el ingreso de todo el sistema de adoración a Dios a través del culto a imágenes de Dios, la Virgen, los santos y ángeles es obra de Satanás ingresados después de la conversión nominal de Constantino a principios del siglo IV.
            En cuarto lugar, los romanos tenían un sin número de dioses, las cuales fueron sustituidos por los santos, la virgen, ángeles, etc.
            En quinto lugar, Dios en su Palabra prohíbe todo tipo de idolatría, pues lo único que logra ese tipo de culto a imágenes o ídolos es “distorsionar la verdadera naturaleza de Dios”, y Dios no es un Dios de materia inerte.
            En sexto lugar, Dios condena en su Palabra ese tipo de adoración y culto, tanto así que les promete el fuego eterno en el día final (Apo. 21:8), a todo adorador falso.
            En séptimo lugar, debe recordarse que el único medidor entre Dios y los hombres es Cristo (1 Tim. 2:5), nadie más, ni siquiera la “virgen María”, que en la Biblia nada dice acerca de su ascensión y su labor como intercesora, por tanto es simplemente una herejía terrible.
            En octavo lugar, Satanás sabe que le queda poco tiempo y por ello hizo, hace y hará todo lo posible para que tú y yo nos apartemos de la adoración verdadera, y nos distraigamos con imágenes absurdas y simples.
            Finalmente, es probable que muchos se hayan encontrado con este escrito y noten que es un tanto duro. Disculpas desde aquí, pero hemos estado orando para que este escrito llegue hasta ti. Vaya a la Biblia, yo fui católico, pero fue la Biblia, la misma Biblia latinoamericana la que abrió mis ojos y me mostró que estaba en error. Hoy es tiempo, vé a Jesús ora directamente al Padre para que te dé luz que necesitas. No necesitas confesarte a hombres simple, confiesa tus culpas a Dios en oración, háblale como si fuera un amigo, cuéntale todo lo que te pasa, y no te defraudará.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví


[1] Elena G. de White, El conflicto de los siglos (Buenos Aires: ACES, 2005), 53, 54.
[2] Ibid. 55, 56.

[3] Daniel Plenc, El culto que agrada a Dios (Buenos Aires: ACES, 2007), 34.
[4] Ibid.
[5] Loron Wade, Los diez mandamientos (Buenos Aires: ACES, 2007), 25, 26.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Comenta con respeto y espíritu alturado en el Señor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi lista de blogs

Temas

1290 ( 1 ) 1335 ( 2 ) 1844 ( 14 ) 1929 ( 1 ) 2012 ( 1 ) 2300 ( 6 ) 666 ( 4 ) 7 plagas ( 2 ) 70 Semanas ( 2 ) Abusos a menores ( 3 ) Adoración ( 8 ) Advenimiento ( 6 ) Adventistas ( 56 ) Alimentación ( 3 ) Anette Moreno ( 1 ) Ángel Gabriel ( 1 ) Ángeles ( 1 ) Angelología ( 1 ) Anglicanos ( 2 ) Antíoco ( 2 ) Antitrinitarios ( 7 ) Apocalipsis ( 31 ) Apocalipsis 10 ( 1 ) Apocalipsis 12 ( 1 ) Apocalipsis 13 ( 13 ) Apocalipsis 14 ( 6 ) Apocalipsis 17 ( 8 ) Apocalipsis 18 ( 2 ) Apocalipsis 7 ( 4 ) Apologética católica ( 1 ) Apostasía ( 6 ) Argentina ( 3 ) Babel ( 1 ) Babilonia ( 7 ) Barack Obama ( 2 ) Bautismo ( 2 ) Ben Carson ( 2 ) Benedicto XVI ( 15 ) Bestia de Apocalipsis ( 8 ) Biblia ( 3 ) Biblia satánica ( 1 ) Bisexuales ( 4 ) Brasil ( 1 ) Carismáticos ( 1 ) Catolicismo ( 21 ) Católicos alemanes ( 2 ) Católicos en accción ( 15 ) Católicos en acción ( 10 ) Celibato ( 1 ) Cielo ( 2 ) Clifford Goldstein ( 2 ) CMI ( 1 ) Comidas y bebidas ( 1 ) Comunismo ( 1 ) Concilio Vaticano II ( 1 ) Congreso Mundial de la AG ( 5 ) Creacionismo ( 1 ) Crisis de la Iglesia Católica ( 6 ) Cristianismo ( 10 ) Crucifijo ( 3 ) Cuarto Ángel ( 1 ) Cuba ( 1 ) Cuerno pequeños ( 4 ) Culto ( 2 ) Daniel ( 19 ) Daniel 8 ( 2 ) Dario Raa ( 1 ) David Gates ( 6 ) Debates teológicos ( 15 ) Denuncias a la ICAR ( 2 ) Desastres naturales ( 5 ) Día de Reposo ( 7 ) Discidentes ( 5 ) Disidentes ( 29 ) Dispensacionalismo ( 1 ) DOCTRINAS ( 30 ) Domingo ( 4 ) Don de lenguas ( 1 ) Don Profético ( 1 ) Dr. Alberto Timm ( 4 ) Dr. Alberto Treiyer ( 9 ) Dr. Ángel Manuel Rodríguez ( 6 ) Dr. Carlos A. Steger ( 1 ) Dr. Clifford Goldstein ( 1 ) Dr. Fernando Canale ( 1 ) Dr. George Knight ( 1 ) Dr. Gerhard Pfandl ( 2 ) Dr. José Evelio García ( 1 ) Dr. Marco Tulio Terreros ( 1 ) Dr. Marcos Blanco ( 1 ) Dr. Mario Veloso ( 3 ) Dr. Marvin Moore ( 2 ) Dr. Merlin D. Burt ( 1 ) Dr. Miguel Ángel Núñez ( 2 ) Dr. Samuel Núñez ( 1 ) Ébola ( 1 ) ECUMENISMO ( 16 ) EE.UU. ( 8 ) El cuerno pequeño ( 7 ) El Gran Conflicto ( 4 ) El Remanente ( 8 ) El Santuario ( 7 ) El Vaticano ( 4 ) Elena G. de White ( 10 ) Elena G. de White y la Trinidad ( 7 ) Escándalos de la ICAR ( 2 ) España ( 2 ) Espiritismo ( 2 ) Espíritu de Profecía ( 1 ) Espíritu Santo ( 3 ) Evangélicos ( 33 ) Evangelio ( 1 ) Evangelismo ( 4 ) Ex-pastores ( 10 ) Falsa adoración ( 7 ) Falsas Religiones ( 2 ) Fernando Aranda Fraga ( 1 ) Fidel Castro ( 1 ) Fiestas paganas ( 3 ) Fin del mundo ( 10 ) Francisco I ( 21 ) Fraudes religiosos ( 3 ) Fuerte pregón ( 1 ) Futurismo ( 1 ) Gambetta ( 20 ) Gays ( 4 ) Génesis ( 1 ) Gillermo Miller ( 2 ) Halloween ( 1 ) Herejías ( 31 ) Hijas de Babilonia ( 6 ) Historia de la IASD ( 13 ) Homosexualidad ( 8 ) Hugo Gambetta ( 20 ) IASD Movimiento Reforma ( 2 ) Identidad profética ( 10 ) Idolatría ( 2 ) Ídolos ( 1 ) Iglesia Adventista del Evangelio Eterno ( 1 ) Iglesia Adventistas del Séptimo Día ( 28 ) Iglesia Católica Apostólica y Romana ( 23 ) Iglesia y mundo contemporaneo ( 23 ) II Guerra Mundial ( 1 ) Iluminattis ( 1 ) Imagen de la bestia ( 1 ) Infierno ( 3 ) Inglaterra ( 1 ) Intersexuales ( 4 ) Irán ( 1 ) Israel ( 2 ) Italia ( 2 ) Jack Sequeira ( 1 ) Jesuitas ( 3 ) Jesús Adrián Romero ( 1 ) Johannes Greber ( 4 ) John MacArthur ( 1 ) Jorge Mario Bergoglio ( 12 ) Juan Hus ( 1 ) Juan Luís Cipriani ( 1 ) Juan Pablo II ( 1 ) Juan Vicente Boo ( 1 ) Judíos ( 1 ) juicio final ( 2 ) Juicio Investigador ( 8 ) Justificación por la fe ( 3 ) Kevin Rodríguez ( 1 ) La Deidad ( 8 ) La Gran Esperanza ( 2 ) La gran ramera ( 2 ) La ley dominical ( 10 ) La marca de la bestia ( 15 ) Las 7 trompetas ( 3 ) Lesbianas ( 4 ) Lesbianismo ( 6 ) Ley de Dios ( 14 ) LGTBI ( 4 ) Libertad Religiosa ( 6 ) Libros ( 1 ) Locuras sociales ( 26 ) Los 10 mandamientos ( 10 ) Los 144000 ( 5 ) Luis Gonzalves ( 4 ) Luteranos ( 1 ) Marcos Witt ( 1 ) María ( 1 ) Mary Glasspol ( 1 ) Masones ( 1 ) Matrimonios Gays ( 6 ) Mensaje de los tres ángeles ( 4 ) Milagros ( 2 ) Ministerios Independientes ( 1 ) Misticismo ( 1 ) Mormones ( 1 ) Muerte ( 3 ) Música ( 4 ) Música evangélica ( 5 ) Musulmanes ( 4 ) Navidad ( 1 ) New Age ( 1 ) Norberto Restrepo ( 9 ) Noticias adventistas ( 9 ) Novelas ( 1 ) Nueva Era ( 6 ) Nwe Age ( 3 ) Obispos católicos ( 1 ) Ocultismo ( 3 ) Oraciones ( 1 ) Ordenación de la Mujer ( 18 ) Otras denominaciones ( 6 ) Padre Federico Lombardi ( 4 ) Padrenuestro ( 1 ) Papa ( 29 ) Pare de Sufrir ( 3 ) Pastor Jens M. Kruse ( 1 ) Pastores adventistas ( 1 ) Pastores evangélicos ( 6 ) Pederastía ( 2 ) Películas ( 3 ) Pentecostales ( 2 ) Perfección ( 1 ) Perfeccionismo ( 1 ) Personas Transgénero ( 4 ) Perú ( 2 ) Pio XII ( 2 ) Pioneros adventistas ( 9 ) Postmodernismo ( 7 ) Pr. Doug Batchelor ( 2 ) Pr. Esteban Bohr ( 4 ) Pr. Heyssen J. Cordero ( 2 ) Pr. Luís Gonçalves ( 3 ) Pr. Patricio Olivares ( 1 ) Problemas teológicos ( 13 ) Profecía ( 56 ) Profecía falsa ( 12 ) Pronunciamientos del Heraldo ( 11 ) Pueblo de Dios ( 1 ) Rapto secreto ( 2 ) Recursos ( 1 ) Reforma Pro Salud ( 6 ) Reformistas ( 6 ) Reino Unido ( 1 ) Religión ( 4 ) Religiones comparadas ( 15 ) Resurrección ( 1 ) Rezar ( 1 ) Rezo ( 1 ) Roma ( 36 ) Rosario ( 1 ) Rowan Williams ( 1 ) Sábado ( 22 ) Sacerdotes católicos ( 4 ) Salud adventista ( 10 ) Salvación por Gracia ( 9 ) Salvación por obras ( 8 ) Santos y Santas ( 6 ) Santuario ( 5 ) Santuario Celestial ( 7 ) Satanismo ( 3 ) Sectas ( 7 ) Secularismo ( 3 ) Segunda Venida ( 6 ) Sello de Dios ( 19 ) Señor de los milagros ( 1 ) Sermones ( 2 ) Sistema papal ( 12 ) Sodomismo ( 1 ) Ted Wilson ( 3 ) Teología ( 12 ) Terremotos ( 5 ) Testigos de Jehová ( 5 ) Theodore McCarrick ( 1 ) Tradiciones ( 4 ) Trinidad ( 11 ) Trinitarismo ( 7 ) Vegetarianismo ( 5 ) Videos adventistas ( 29 ) Virgen María ( 3 ) Watchtower ( 5 )