SUSCRÍBETE

Ingresa tu e-mail:

Delivered by FeedBurner

Te llegará todas las entradas a tu correo electrónico

EL RINCÓN DEL TEÓLOGO

Artículos, estudios y más sobre temas teológicos, bíblicos y sistemáticos.

EVANGELISMO, DISCIPULADO Y GRUPOS PEQUEÑOS

Artículos, sermones, seminarios, libros y videos sobre la mujer manera de hacer discípulos: GRUPOS PEQUEÑOS

REFLEXIONES...

Un lugar donde encontrarás reflexiones sobre la vida y el ministerio pastoral desde la vista de un joven pastor.

MENSAJES DE ESPERANZA

Sermones, meditacions, bosquejos de sermones y recomendaciones homilíticas.

NUESTRO MINISTERIO PASTORAL

Todos sobre nuestro ministerio pastoral, recursos, noticias y actividades a lo largo de nuestro ministerio.

Puntero

Chat gratis

miércoles, 21 de octubre de 2009

¿Sábado o Domingo?

Resumen:
La palabra domingo no se encuentra en la Biblia, pero hay en el Nuevo Testamento ocho versículos que mencionan "el primer día", es decir, el domingo. Los Adventistas del Séptimo día guardamos el Sábado bíblico, instituido en la creación del planeta, cuando no existían diferencias en razas. El Sábado es un regalo de Dios al mundo entero.

El Domingo en el Nuevo Testamento
La palabra domingo no se encuentra en la Biblia, pero hay en el Nuevo Testamento ocho versículos que mencionan "el primer día", es decir, el domingo.
Examinémoslos brevemente.1.- Pasado el sábado, al amanecer el primer día de la semana, vinieron María Magdalena, y la otra María, a ver el sepulcro (San Mateo 28:1). En este texto no se habla de la santidad del domingo, ni se hace mención de culto alguno. El versículo dice solamente que en la madrugada del primer día de la semana las mujeres fueron a la tumba.2.- Y como pasó el sábado, María Magdalena, y María madre de Jacobo, y Salom, compraron drogas aromáticas, para venir a ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol (San Marcos 16:1, 2). Estos pasajes nos indican ante todo que el primer día de la semana sigue al sábado, y además, que aquellas mujeres fueron al sepulcro para embalsamar el cuerpo del Señor, es decir, para trabajar, lo que no hubieran hecho si el domingo hubiera sido sagrado.3.- Mas como Jesús resucitó por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de la cual había echado siete demonios (San Marcos 16:9). En este versículo tampoco se menciona un día de reposo. Sin duda alguna, si nuestro Señor hubiese deseado que el día de la resurrección fuera observado como día de reposo, lo habría dicho a sus discípulos cosa que no hizo.4.- Y el primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las drogas aromáticas que habían aparejado, y algunas otras mujeres con ellas (San Lucas 24:1). San Lucas concuerda con los otros evangelistas acerca de las intenciones que animaban a las mujeres que fueron a la tumba: iban a trabajar.5.- Y el primer día de la semana, María Magdalena vino de mañana, siendo aun oscuro, al sepulcro; y vio la piedra quitada del sepulcro (San Juan 20:1). Este pasaje fue escrito como sesenta años después de la resurrección de Cristo. Sin embargo, no hay en él indicio alguno de que se hubiese producido un cambio en el día de reposo. El discípulo que había vivido tan cerca del Señor no parece haber oído hablar de una conmemoración de la resurrección.6.- Y como fue tarde aquel día, el primero de la semana, y estando las puertas cerradas donde los discípulos estaban juntos por miedo a los judíos, vino Jesús y púsose en medio, y díjoles: ¡Paz a vosotros! (San Juan 20:19). El versículo indica claramente que los discípulos se habían reunido, no para celebrar un culto, sino por miedo de los judíos. En San Marcos 16:14 vimos que el Señor los censuró por tardar en creer que había resucitado. No estaban allí, pues, con el propósito de conmemorar la resurrección.7.- Y el primer día de la semana, juntos los discípulos a partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de partir al día siguiente: y alargó el discurso hasta la medianoche. Después subiendo, y partiendo el pan, y gustando, habló largamente hasta el alba, y así partió. Y nosotros subiendo en el navío, navegamos a Assón, para recibir de allí a Pablo; pues así había determinado que debía él ir por tierra (Hechos 20:7, 11, 13).El apóstol San Pablo estaba en viaje hacia Jerusalén. Su barco hizo escala en Troas, y allí reunió a sus conversos. Predicó hasta después de medianoche y celebró con ellos el servicio de la Comunión. Este hecho no convierte el primer día de la semana en día de reposo; con este criterio, tendríamos que deducir que el miércoles es el día de reposo porque el miércoles siguiente el mismo apóstol, encontrándose en Mileto, celebró allí también una reunión. (Véase Hechos 20:14-18). Nuestro Señor instituyó la comunión el jueves de noche. Si la Cena santifica un día, ¿por qué no observamos el jueves como día de reposo? Además, la Cena no está relacionada con la resurrección de Cristo sino que anuncia su muerte. En Hechos 2:46 leemos que los discípulos partían el pan todos los días. Pero ello no transformaba en días de reposo todos esos días.Recordemos, apreciado amigo, que cada una de las instituciones contenidas en la nueva alianza fue establecida antes de la muerte de Cristo. Nada se añadió después de la resurrección. Sus últimas enseñanzas y su testamento fueron sellados con su sangre. Nunca hizo él mención de la observancia del primer día de la semana en conmemoración de la resurrección.8.- Cada primer día de la semana cada uno de vosotros aparte en su casa, guardando lo que por la bondad de Dios pudiere; para que cuando yo llegare, no se hagan entonces colectas (1 Corintios 16:2). Las iglesias fundadas por San Pablo querían participar de una colecta en favor de los pobres de Jerusalén, y se dieron a los corintios instrucciones al respecto. El primer día de la semana, después de reposar el sábado, cada uno debía poner aparte, en su casa, aquello de que pudiese disponer. El apóstol escribió esa epístola hacia el año 59 de nuestra era, y sin embargo, no hay en sus palabras ningún indicio de que el primer día de la semana fuese un día sagrado.¿Cómo deben conmemorar entonces los cristianos la resurrección de Cristo?Respuesta:La conmemoración de un gran acontecimiento no se hace una vez por semana. No hay mayores motivos para observar el domingo en memoria de la resurrección de Cristo de los que hay para observar el viernes, día de su muerte, o el jueves, día de su ascensión. Nuestro Señor mismo instituyó la Cena para recordar su muerte.Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga (1 Corintios 11:26).El apóstol San Pablo aclara que el bautismo es en la vida del cristiano el símbolo de la resurrección de Cristo.¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él a muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente en él a la semejanza de su muerte, así también lo seremos a la de su resurrección (Romanos 6:3-5).¿No clavó nuestro Señor el sábado en la cruz?Respuesta:San Pablo nos dice qué es lo que fue clavado en la cruz: Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y clavándola en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida, o en bebida, o en parte de día de fiesta, o de nueva luna, o de sábados. Lo cual es la sombra de lo por venir; mas el cuerpo es de Cristo (Colosenses 2:14, 16, 17).Fueron las leyes ceremoniales que prefiguraban a Cristo, el Cordero de Dios sacrificado en la cruz por causa de nuestros pecados, lo que se clavó en la cruz. Allí la realidad se unió a la sombra; el símbolo fue reemplazado por el objeto al cual señalaba. Por esto el apóstol podía escribir que sólo eran "sombra de lo por venir". Los sábados mencionados en este texto son ciertas fiestas judías que también prefiguraban cosas venideras. Recuérdese que la palabra "sábado" significa "reposo".Si estudiamos las leyes ceremoniales del antiguo Israel descubriremos que esos "sábados" mencionados por San Pablo eran fiestas anuales (1er. Iibro de las Crónicas 23:31), no semanales. Las "nuevas lunas" eran fiestas mensuales. Entre esos "sábados" ceremoniales se hallaban el del día de la expiación y el de la fiesta de los tabernáculos. El sábado semanal, a diferencia de los sábados ceremoniales, está asentado sobre un fundamento permanente, porque fue instituido en el Eden para conmemorar la Creación. Los preceptos ceremoniales, aun cuando instituidos por Dios, eran de carácter temporario y sólo debían estar en vigencia mientras señalaban al Mesías venidero. Tal es el caso de los sábados ceremoniales. En cambio un precepto moral es de carácter permanente porque está relacionado con la naturaleza moral del hombre que es siempre la misma. Tal es el caso del sábado del cuarto mandamiento.¿No dice San Pablo que todos los días tienen el mismo valor?Respuesta:Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté asegurado en su ánimo (Romanos 14:5).A los judíos conversos de la iglesia primitiva les costaba abandonar las ceremonias que solían observar antes. Consideraban el cristianismo como una religión judía. Nuestro Señor era judío; los discípulos eran judíos; las Escrituras habían sido escritas en hebreo. Era difícil separar los símbolos de la realidad concreta, redentora, es decir, de la obra de Cristo. En el capítulo 14 de Romanos, San Pablo exhorta a esos cristianos de origen judío a que no continúen disputando acerca de aquellos ritos que habían terminado en la cruz.Los "días" a que se refiere son, entonces, los que correspondían a las fiestas judías y no al sábado del cuarto mandamiento.El reposo del sábado, ¿no estaba destinado solamente a los judíos? ¿Por qué hemos de observarlo nosotros, que no somos de raza judía?Respuesta:El sábado por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del sábado. (San Marcos 2:27).El sábado fue instituido en la creación. Los judíos no existían entonces. Dios hizo el sábado para el hombre, es decir para la humanidad entera. Cuando los mandamientos fueron proclamados en el monte Sinaí, en presencia de todo Israel, le fue dicho a éste que se acordara de que Dios se lo había dado a la familia humana centenares de años antes. El mandamiento no se aplicaba sólo a los judíos, sino también "al extranjero que está dentro de tus puertas". Aun los gentiles (que eran extranjeros para los judíos) debían observar el sábado.Si el sábado --cuarto mandamiento-- se hubiese constituido para los judíos solamente, entonces los Diez Mandamientos como conjunto, también hubieran sido sólo para ellos. En tal caso, los cristianos podrían tomar el nombre de Dios en vano, postrarse ante ídolos, robar, fornicar, mentir. Como por lógica esto no puede ser, tampoco podemos decir que es lícito violar el sábado.¿Insiste Dios en que el séptimo es el único día que los cristianos deben observar?Respuesta:Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, que ni una jota ni un tilde perecerá de la ley, hasta que todas las cosas sean hechas. De manera que cualquiera que infringiere uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñare a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos: mas cualquiera que hiciere y enseñare, éste será llamado grande en el reino de los cielos (San Mateo 5:18, 19).Cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es culpado de todos (Santiago 2:10). Si la ley de Dios pudiera haber sido abrogada, Cristo no habría necesitado morir para salvar al mundo. El murió para abolir el pecado y confirmar la ley de Dios eternamente. ¿No quiere usted entregar su vida en las manos de Dios? ¿Quiere usted, apelando al poder de su Salvador resucitado, cumplir toda su voluntad, observar sus mandamientos, inclusive el que se refiere a la observancia del sábado?Hechos Bíblicos sobre el Sábado¿Por qué observamos el Sábado? ¿Qué propósito tiene? ¿Quién lo creó? ¿Cuándo? ¿Qué día es el verdadero Sábado? Muchos guardan el primer día de la semana o domingo. ¿Qué autoridad bíblica tienen para hacerlo? Sólo unos pocos guardan el séptimo día, o sea el Sábado. ¿Qué dice la Escritura al respecto? Aquí están los hechos acerca de ambos días, tal como los expresa la Palabra de Dios.I.- Sesenta Hechos Bíblicos con Respecto al Séptimo Día.-1.- Después de trabajar seis días en la creación de la tierra, el gran Dios descansó el séptimo día (Gén. 2:1-3).2.- Este hecho señala a ese día como el día de reposo de Dios, o día Sábado, que significa día de descanso. Ilustrémoslo: cuando una persona nace en un determinado día, esa fecha será su cumpleaños, o su día de nacimiento u onomástico. De modo que cuando Dios descansó en el séptimo día, ese día llegó a ser su reposo, o sábado.3.- Por lo tanto, el séptimo día debe ser siempre el día Sábado de Dios. ¿Puede usted cambiar su día de nacimiento por otro día? No. Tampoco puede cambiar el día de reposo por uno en el cual Dios no reposó. De aquí que el séptimo día es todavía el Sábado de Dios.4.- El Creador bendijo el séptimo día (Gén. 2:3).5.- Dios santificó el séptimo día (Exo. 20:11).6.- Creó el día Sábado en el huerto del Edén (Gén. 2:1-3).7.- Fue hecho antes de la caída; por lo tanto, no es un tipo; porque los tipos no fueron introducidos sino hasta después de la caída.8.- Jesús dijo que el Sábado fue hecho por causa del hombre (Mar. 2:27); es decir, para la raza humana; por lo tanto, están llamados a observarlo tanto los gentiles como los judíos.9.- Es un memorial de la creación (Exo. 20:11; 31:17). Siempre que reposamos el séptimo día, como lo hizo Dios después de la creación, conmemoramos ese gran evento.10.- Fue dado a Adán, padre de la raza humana (Mar. 2:27; Gén. 2:1-3).11.- Y por lo tanto, a través de él, a todas las naciones (Hechos 17:26).12.- No es una institución judía, porque fue establecido unos 2.300 años antes que existiera un solo judío.13.- La Biblia nunca lo llama el Sábado judío, sino siempre "el Sábado del Señor tu Dios". Los seres humanos debemos tener mucho cuidado de no estigmatizar el día santo de reposo de Dios.14.- Se hace referencia al Sábado en forma destacada en todo el periodo patriarcal (Gén. 2:1-3; 8:10; 12:29; 27, 28, etc.).15.- Era parte de la ley de Dios antes del Sinaí (Exo. 16:4, 27-29).16.- Luego Dios lo colocó en el mismo corazón de su ley moral (Exo. 20:3-17). ¿Por qué lo colocó allí si no era como los otros nueve preceptos, que todos admiten que son inmutables?17.- El séptimo día, o Sábado, fue ordenado por la voz del Dios viviente (Deut. 4:12-13).18.- Luego Dios escribió el mandamiento con su propio dedo (Exo. 31:18).19.- Lo grabó en piedra para simbolizar su perpetuidad (Deut. 5:22).20.- Fue reverentemente preservado en el arca sagrada en el Lugar Santísimo (Deut. 10:1-5).21.- Dios prohibió toda actividad secular en el día Sábado, incluso en los tiempos más apremiantes (Exo. 34:21).22.- Dios destruyó a los israelitas en el desierto porque profanaron su santo Sábado Eze. 20:12-13).23.- Es señal del verdadero Dios, por lo cual, hemos de distinguirlo de los falsos dioses (Eze. 20:20).24.- Dios prometió que Jerusalén permanecería para siempre si los judíos guardaban el Sábado (Jer. 17:24-25).25.- Los envió al cautiverio babilónico por violarlo ((Neh. 13:18).26.- Dios destruyó a Jerusalén por violar el Sábado (Jer. 17:27).27.- Dios ha pronunciado una bendición especial sobre todos los gentiles que lo guarden (Isa. 56:6-7).28.- Esta bendición se encuentra en la profecía que se refiere totalmente a la dispensación cristiana (Isa. 56).29.- Dios ha prometido bendecir a cualquier persona que guarde el Sábado (Isa. 56:2).30.- El Señor desea que llamemos al Sábado "delicia", "santo", "glorioso de Jehová" (Isa. 58:13). Cuídese de no llamarlo "el antiguo Sábado judío" o "un yugo de servidumbre", etc.31.- Tras haber sido pisoteado durante "muchas generaciones", el santo Sábado ha de ser finalmente restaurado en los últimos días (Isa. 58:12-13).32.- Todos los santos profetas guardaron el séptimo día o Sábado.33.- Cuando el Hijo del hombre estuvo en esta tierra, guardó el séptimo día o Sábado durante toda su vida (Luc. 4:16; Juan 15:10). De este modo, siguió el ejemplo de Su Padre en la creación. ¿No es decididamente confiable para nosotros seguir el ejemplo tanto del Padre como del Hijo?34.- El séptimo día es el día del Señor (Apoc. 1:10; Mar. 2:28; Isa. 58:13; Exo. 20:10).35.- Jesús fue el Señor del Sábado (Mar. 2:28); es decir, lo amó y preservó, como el esposo es señor de la esposa y la ama y protege (1 Pedro 3:6).36.- El vindicó el Sábado en su misericordia como una institución diseñada para beneficio del hombre (Mar. 2:23-28).37.- En vez de abolirlo, Jesús enseñó cuidadosamente cómo debía guardarse el Sábado (Mat. 12:1-13).38.- Enseñó a sus discípulos a no hacer nada en el Sábado, que no fuera "legal" (Mat. 12:12).39.- Jesús instruyó a sus apóstoles en el sentido de que el Sábado sería guardado cuidadosamente y con oración 40 años después de Su resurrección (Mat. 24:20).40.- Las santas mujeres que habían estado con Jesús guardaron reverentemente el Sábado después de Su muerte (Luc. 23:56).41.- Treinta años después de la resurrección de Jesús el Espíritu Santo lo llamó expresamente "día de reposo" (Hechos 13:14).42.- Pablo, el apóstol de los gentiles, lo llamó "día de reposo" el año 45 d.C. (Hechos 13:27). ¿Lo ignoraba Pablo? ¿O creeremos a los maestros modernos que afirman que había dejado de ser el Sábado después de la resurrección de Cristo?43.- Lucas, el inspirado historiador cristiano que escribe en el año 62 d.C., lo llama "día de reposo" (Hechos 13:44).44.- Los gentiles convertidos lo llamaron el Sábado (Hechos 13:42).45.- En el gran Concilio Cristiano, celebrado el año 52 d.C., en presencia de los apóstoles y de miles de discípulos, Santiago lo llama "día de reposo" (Hechos 15:21).46.- Era costumbre tener reuniones de oración en ese día (Hechos 16:13).47.- Pablo leyó públicamente las Escrituras en ese día (Hechos 17:2-3).48.- Pablo acostumbraba predicar en ese día (Hechos 17:2).49.- El libro de Hechos registra 84 reuniones celebradas en ese día (Hechos 13:14, 44; 16:13; 17:2; 18:4).50.- Nunca hubo ninguna disputa entre los cristianos y los judíos con respecto al día Sábado. Ello es una prueba de que los cristianos observaban unánimemente el mismo día que los judíos.51.- En todas las acusaciones que se presentaban contra Pablo, ninguna era porque violara el Sábado. ¿Por qué no lo hicieron si él hubiese sido un trasgresor?52.- Pablo mismo declaró expresamente que él había guardado la ley: "Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada" (Hechos 25:8). ¿Cómo podría haber sido cierto esto si no hubiera guardado el Sábado?53.- En el Nuevo Testamento el Sábado se menciona 59 veces, y siempre con respeto, dándole el mismo título que llevaba en el Antiguo Testamento: "el día de Sábado".54.- No se dice nada en el Nuevo Testamento de que el Sábado haya sido abolido, hecho a un lado, cambiado o algo por el estilo.55.- Dios nunca ha dado permiso a ningún hombre para que trabaje en ese día. Amigo, ¿con qué autoridad utiliza usted el día Sábado para hacer trabajo común?56.- Ningún cristiano del Nuevo Testamento hizo trabajo ordinario en el séptimo día, ni antes ni después de la resurrección. Muéstrenos un solo caso, y dejaremos de insistir en esto. ¿Por qué habrían de actuar los cristianos modernos en forma diferente a los cristianos de la Biblia?57.- No existe ningún registro de que Dios haya retirado sus bendiciones o su santificación del séptimo día.58.- Del mismo modo que el Sábado fue guardado en el Edén antes de la caída, así será observado en la tierra nueva después de la restauración (Isa. 66:22-23).59.- El Sábado, séptimo día, es una parte de la ley de Dios, tal como salió de Su boca y fue escrita por Su propio dedo sobre las tablas de piedra en el monte Sinaí (véase Exo. 20). Cuando Jesús comenzó Su obra, declaró expresamente que no había venido a destruir la ley: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas: no he venido para abrogar, sino para cumplir" (Mat. 5:17).60.- Jesús condenó severamente a los fariseos y los calificó de hipócritas por pretender amar a Dios mientras que al mismo tiempo invalidaban uno de los diez mandamientos por causa de sus tradiciones. La observancia del domingo no es más que una tradición de hombres.II.- Cuarenta Hechos Bíblicos con Respecto al Primer Día de la Semana.-1.- Lo primero que se registra en la Biblia es que el domingo, el primer día de la semana, es un día común de trabajo (Gén. 1:1-5). Esto fue determinado por el Creador mismo. Si Dios hizo la tierra en domingo, o primer día de la semana, ¿puede ser un acto de impiedad trabajar los domingos?2.- Dios ordenó a los hombres trabajar el primer día de la semana al incluirlo en el paquete de "seis días" de trabajo (Exo. 20:8-11). ¿Es erróneo obedecer esta ordenanza de Dios?3.- Ninguno de los patriarcas guardó jamás el domingo.4.- Ninguno de los santos profetas guardó jamás el domingo.5.- Por mandato expreso de Dios su pueblo santo usó el primer día de la semana como un día común de trabajo durante por lo menos 4.000 años.6.- Dios mismo lo incluye dentro del conjunto de los seis días de trabajo (Eze. 46:1).7.- Dios no descansó en ese día.8.- Dios nunca lo bendijo.9.- Cristo no descansó en ese día.10.- Jesús fue carpintero (Mar. 6:3), y trabajó en su taller durante 30 años. Él guardó el Sábado (como se señaló en los 60 hechos bíblicos anteriores a estos), pero trabajó los seis días de la semana, como todos admiten. Hizo mucho trabajo pesado los domingos.11.- Los apóstoles trabajaron el domingo durante toda su vida.12.- Los apóstoles nunca descansaron ese día.13.- Cristo nunca lo bendijo.14.- Nunca ha sido bendecido por ninguna autoridad divina.15.- Nunca ha sido santificado.16.- Jamás fue dada ninguna ley bíblica para imponer la observancia del domingo. De ahí que no es transgresión trabajar ese día. "Porque donde no hay ley tampoco hay transgresión" (Rom. 4:15; Juan 3:4).17.- El Nuevo Testamento no prohíbe en ninguna parte trabajar en ese día.18.- No existe ninguna penalidad en la Biblia por violar el domingo.19.- Ninguna bendición se promete para los que observan el domingo.20.- No conozco ninguna regulación en cuanto a la forma en que debía ser observado. ¿Sería ese el caso si Dios quisiera que lo observásemos?21.- Nunca se lo ha llamado el reposo cristiano.22.- Jamás se lo ha llamado Sábado.23.- Jamás se lo ha llamado día del Señor.24.- Jamás se lo ha llamado día de descanso.25.- Jamás se le ha aplicado ningún título sagrado. Entonces, ¿por qué habríamos nosotros de llamarlo santo?26.- Se llama simplemente "primer día de la semana".27.- Jesús nunca lo mencionó en ningún sentido, ni jamás el nombre de ese día estuvo en Sus labios, hasta lo muestran los registros.28.- La palabra domingo nunca aparece en la Biblia.29.- Ni Dios, ni Cristo, ni los hombres inspirados dijeron jamás una palabra inspirada en favor del domingo como día santo.30.- El primer día de la semana se menciona solamente ocho veces en todo el Nuevo Testamento (Mat 28:1; Mar. 16:2, 9; Luc. 24:1; Juan 20:1,19; Hechos 20:7; 1 Cor. 16:2).31.- Seis de estos textos se refieren al mismo primer día de la semana.32.- Pablo instruyó a los santos a que atendieran los asuntos seculares en ese día (1 Cor. 16:2).33.- En todo el Nuevo Testamento tenemos sólo un registro de una reunión (la Pascua) celebrada en ese día, y ésta tuvo lugar en la noche (Hechos 20:5-12).34.- No existe ninguna mención de que hayan celebrado alguna otra reunión antes o después de aquella.35.- No era la costumbre reunirse en ese día.36.- No hubo ningún requerimiento de partir el pan en ese día.37.- Sólo tenemos un registro de que se haya hecho algo en ese día (Hechos 20:7).38.- Eso se hizo en la noche, pasada la medianoche (versos 7-11). Jesús celebró la Pascua el jueves por la noche (Luc. 22), y los discípulos durante un tiempo la celebraban todos los días (Hechos 2:42-46).39.- La Biblia no dice en ninguna parte que el primer día de la semana conmemore la resurrección de Cristo. Esta es una tradición de los hombres, lo cual invalida la ley de Dios (Mat. 15:1-9). El bautismo es el que conmemora la sepultura y la resurrección de Jesús (Rom. 6:3-5).40.- Finalmente, el Nuevo Testamento guarda completo silencio con respecto a cualquier cambio del día de reposo o de cualquier intento de santificar el primer día de la semana.He aquí 100 hechos bíblicos indiscutibles sobre esta cuestión. Estos muestran conclusivamente que el séptimo día es el Sábado del Señor, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.Este artículo fue impreso originalmente por la Review and Herald Publishing Association en el año 1885. Fue reimpreso en el libro "El Domingo Viene" de Edward Reid.Sábados Morales y Sábados CeremonialesEl Sábado moral es aquel que pertenece a la ley moral, o sea, a los diez mandamientos, y que fue creado junto con la aparición de este viejo planeta Tierra. Esto está en Génesis 2:2-3. Por otro lado, existen los sábados ceremoniales, que son aquellas fiestas de descanso (no nos olvidemos que la palabra sábado quiere decir descanso, y así es traducida en muchas versiones de la Biblia hoy en día) establecidas por Dios, pero que podían caer en cualquier día de la semana. Aun así, eran guardados, esto es, en aquellos días no se realizaba ningún trabajo, porque también eran considerados como siendo días santos, separados para Dios. La siguiente tabla comparativa podrá aclararnos un poco más estos dos conceptos, que tan fácilmente han confundido a muchos estudiosos de las Sagradas Escrituras.Sábado Moral Sábado CeremonialInstituido en la creación Instituido en el SinaíDios descansó Dios no descansóEl propio Dios lo anunció y lo escribió con Su dedo Exodo 32:15-16 Dios procedió de modo diferente Deut. 31:24-26Guardado cada semana; Exo. 20:8 Guardado una vez al añoEl cuarto mandamiento no incluye sábados anuales Exo. 20:8 El sábado anual no incluye Sábados del Señor; Lev. 23:37-38Es una señal eterna; Exo. 31:16-17 Debía cesar; Ose. 2:11 y Dan. 9:27No fue abolido; Hechos 15:21; 17:1-2; 18:4; Mat. 24:20; Luc. 23:56. Acabó en la cruz; Efe. 2:14-15; Col. 2:14-17;Dios lo llama de mi Sábado Eze. 20:20; Lev. 19:30; Dios lo llama de su Sábado Ose. 2:11; Isa. 1:13;Los Sábados Ceremoniales.-La Biblia nos muestra que existen precisamente siete sábados ceremoniales o fiestas del antiguo Israel, fuera del Sábado semanal o moral (Lev.23:3). También son conocidos como pertenecientes a la ley Mosaica, porque fue Moisés que los escribió, y no Dios directamente. Esos sábados, fuera de los sábados del Señor (Lev. 23:38) son los siguientes:1.- La Pascua.-Podemos encontrar esta fiesta, a la cual tenían que comparecer todos los judíos (Exo.23:17), en Lev. 23:4-5; Exo. 23:14-15; 34:18 y en Deut. 16:1-8. Se celebraba a los 14 días del primer mes, Abib o Nisán.2.- El Pentecostés.-Esta fiesta la encontramos en Lev. 23:15-22 y en Deut. 16:9-12. Se celebraba 50 días después de la Pascua.3.- La Fiesta de las Trompetas.-Esta fiesta la encontramos en Lev. 23:23-25. Se celebraba el primer día del séptimo mes, Tishri.4.- La Fiesta de los Tabernáculos, o de las Cabañas, o de las Tiendas.- Esta fiesta la podemos encontrar en Lev. 23:33-44. Se celebraba los días 15 del séptimo mes, Tishri.( Primer y último día de la fiesta)5.- El Día de la Expiación.-Este era considerado un día de juicio para Israel. Había santa convocación en este día. Nadie trabajaba, al igual que en los otros sábados ceremoniales. Pero este era un día todo especial para los Israelitas: en este día todos los pecados cometidos durante el año eclesiástico, eran perdonados. Los pecados simbólicamente colocados, día tras día, en el santuario terrestre a través del servicio expiatorio realizado por el sacerdote, eran ahora transferidos, a través de un macho cabrío, del santuario terrestre hacia el macho cabrío, y de este al desierto, donde moría. Este macho cabrío se llamaba Azazel y representa a Satanás. El otro macho cabrío, que era sacrificado en ese día, representa a Cristo, el verdadero Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:29).Este trabajo tipificado por el sacerdote en el santuario terrestre, está ahora siendo realizado por Cristo en el santuario celestial, del cual el santuario terrestre era una figura, con todos sus servicios. Lea Hebreo capítulos 8 y 9 para mayores informaciones sobre este tema, y también lea todo el capítulo 16 de Levítico y Lev. 23:26-32. Se celebraba el día décimo del séptimo mes, Tishri.6.- La Fiesta de los Panes Azimos.-Esto lo podemos encontrar en Lev. 23:6-8. Note que aquí hay dos sábados ceremoniales: el primer día y el último día de esta fiesta, con lo cual completamos los siete sábados ceremoniales. Se celebraba a los quince días del primer mes, Abib o Nisán. Duraba una semana.Por el hecho de que la cuenta de esos sábados dependía del inicio del año religioso, que por su vez se basaba en el calendario lunar, ellos podían caer en cualquier día de la semana. Cuando coincidían con el Sábado semanal o moral, ese día era llamado de "gran Sábado" (Juan 19:31).Todas estas fiestas tenían un profundo significado simbólico, y apuntaban todas hacia Cristo y a Su servicio expiatorio en el Santuario Celestial y a Su segunda venida.Material Recopilado por: Jairo Carrizales, 28 años. Primer Anciano de La iglesia Adventista del Septimo Día de Anaco, Estado Anzoátegui -Venezuela. Email: jacarry@hotmail.com .Para otras consultas, puedes escribir a mi buzón electrónico.

EL SÁBADO: SELLO Y SEÑAL DE DIOS

Buscar el origen del sábado fuera de las Escrituras ha demostrado ser inútil. Esa búsqueda comenzó en el siglo diecinueve cuando los descubrimientos arqueológicos de textos babilónicos incentivaron la búsqueda de los orígenes del sábado en esa ubicación geográfica y en ese tiempo. Otros procuraron encontrar sus orígenes en textos ugaríticos de Siria, de los madianitas en Sinaí, y en otras partes. El consenso acerca de la búsqueda del origen del sábado es que no hay consenso.[1] Parece ser único como una institución bíblica originada en la creación y reafirmada en el Sinaí.

El sábado actúa como una señal del pacto que Dios hizo con su pueblo (Éxo. 31:17). La celebración sabática proporciona un palacio especial en el tiempo para la comunicación y la comunión con Dios, y en su estela, trae regeneración física, mental y espiritual.[2] También proporciona libertad y Buscar el origen del sábado fuera de las Escrituras ha demostrado ser inútil. Esa búsqueda comenzó en el siglo diecinueve cuando los descubrimientos arqueológicos de textos babilónicos incentivaron la búsqueda de los orígenes del sábado en esa ubicación geográfica y en ese tiempo. Otros procuraron encontrar sus orígenes en textos ugaríticos de Siria, de los madianitas en Sinaí, y en otras partes. El consenso acerca de la búsqueda del origen del sábado es que no hay consenso.[1] Parece ser único como una institución bíblica originada en la creación y reafirmada en el Sinaí.El sábado actúa como una señal del pacto que Dios hizo con su pueblo (Éxo. 31:17). La celebración sabática proporciona un palacio especial en el tiempo para la comunicación y la comunión con Dios, y en su estela, trae regeneración física, mental y espiritual.[2] También proporciona libertad y liberación del trabajo, de la competencia, y de las tensiones de la existencia diaria. En resumen, trae descanso y renovación.Quienes guardan el sábado reconocen a Dios como su Señor del pacto, el Señor de sus vidas. Reconocen a Dios como su Redentor y Santificador. Mediante ese reconocimiento, renuncian a cualquier pretensión de que guardar el sábado es una manera de ganar vida. Sin embargo, la obediencia indica que guardar la ley por el poder habilitante de Dios es la manera adecuada de vivir para cada verdadero hijo e hija de Dios.El sábado es una señal del pacto con tres dimensiones en el tiempo. Tiene importancia para el aquí y ahora; reflexiona sobre el pasado; y alcanza al futuro. Reflexiona en que fue instituido en la creación y es un monumento a la creación divina del mundo, Dice algo significativo relacionado con la actividad de Dios en el presente, confirmando como señal del pacto en las vidas de quienes reconocen a Dios como su Señor y han aceptado su señorío y su redención y que viven como lo hacen por el poder de Dios. Entonces el sábado alcanza al futuro definitivo, al encontrar su cumplimiento concreto en el plan de salvación, cuando se experimentará la libertad total e ilimitada y la redención final.Las cualidades redentoras y santificadoras maravillosas inherentes al sábado nos dirigen desde la creación “buena en gran manera” de Dios (Gén. 1:31), en el principio, a un futuro más glorioso de comunión sin obstáculos con el Padre y el Señor Jesucristo y el acceso ilimitado a ellos. El sábado une la creación (Gén. 2:2, 3) con la nueva creación (Isa. 66:23). Es un eslabón que señala al futuro como una garantía de un cielo nuevo y una tierra nueva, donde los redimidos gozarán un compañerismo no interrumpido y cara a cara con Dios para siempre.EL ORIGEN DEL SÁBADOLeemos en ambos Testamentos que el sábado tiene su origen en la creación del mundo. Esta verdad es afirmada en el Antiguo Testamento en Génesis 2:2, 3 (NVI): “Al llegar el séptimo día, Dios des- cansó porque había terminado la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora”. El Nuevo Testamento reafirma en las palabras de Jesús y de los apóstoles el hecho de que el sábado, el séptimo día, tuvo su origen ene1 Edén (Mar. 2:27; Heb. 4:1-11).Tanto los observadores del sábado como quienes no lo guardan han reconocido que el séptimo día mencionado en Génesis 2:2 y 3 es el sábado. Noten un ejemplo contemporáneo: “La palabra ‘sábado’ no se emplea [en Génesis 2:2, 3]; pero es seguro que el autor [del Génesis] tuvo la intención de afirmar que Dios bendijo y santificó el séptimo día como el sábado” [3]Dios “descansó” el sábado, ¿Tenía Dios necesidad de descanso físico? ¿Estaba Dios agotado después de su obra creadora durante la semana de la creación? ¿Cuál fue el propósito real al descansar el séptimo día de la semana de la creación? Sería ridículo sugerir que Dios se había cansado, porque Dios no se cansa nunca, de acuerdo con la Biblia. Así, el propósito de Dios para descansar el sábado no pudo haber sido que él necesitaba reposo físico.Sería bíblico sugerir que Dios descansó el séptimo día para proporcionar un ejemplo divino para los hombres. Debemos recordar que el séptimo día de la semana de la creación fue el primer día completo de la vida de Adán y Eva. Dios se tomó el tiempo en ese primer día de su vida para tener compañerismo y comunión con ellos al proveerles un día de reposo, una rutina que había de seguirse de allí en adelante en cada séptimo día del ciclo de siete días.El modelo que Dios estableció para los seres humanos al ser nuestro Ejemplo en el reposo indica que nosotros también debemos trabajar durante seis días y luego descansar el séptimo, el sábado, El sábado llega a ser un punto culminante de cada semana, diseñado para llamarnos a dejar nuestras actividades regulares de sustento, protección y de cuidado de nosotros mismos y de nuestros semejantes, y comunicarnos en una forma especial con el Creador, quien también es nuestro Salvador.Otra idea importante expresada en Génesis 2:2 y 3 es que Dios “santificó” o “hizo santo” el séptimo día. ¿Cuál es la idea que comunica el hecho de hacer santo el sábado? ¿Es para proporcionar un día con la calidad mágica de santidad, presente sólo en ese día específico? El significado básico de “hacer santo” o “santificar” sugiere que el término, como se usa aquí, describe un acto de Dios al poner aparte ese día de todos los demás días, con el propósito de la presencia santificadora del Creador.La santidad con que está saturado el sábado tiene la connotación de la manifestación especial de la presencia de Dios en ese día específico. La santidad del sábado y la santidad del pueblo de Dios están interrelacionadas de una manera u otra. El propósito de Dios cuando pidió a su pueblo: “Guardaréis mis sábados”, es que “yo soy Jehová que os santifico” (Éxo, 31:13), La santidad de Dios, la santidad del hombre, y la santidad del sábado deben estar juntas.También se afirma que Dios “bendijo” el sábado, La idea de bendecir en las Escrituras es sumamente rica. En el Antiguo Testamento la palabra para bendecir generalmente indica un otorgamiento de algún bien material (Deut. 11:26; 28:1-14; Prov. 10:22; 28:20). Pero también se usa en otras situaciones. Por ejemplo, encontramos expresiones como “bendito sea... Israel mi heredad” (Isa. 19:25). Rara vez encontramos que en el Antiguo Testamento Dios bendiga cosas: una vez se registra que Dios bendijo los campos (Gén. 27:27), y una vez que bendijo los animales (Gén. 1:22).Sólo en Génesis 2:3 y en Éxodo 20:11 se declara que Dios bendijo el sábado. Probablemente esto significa que mediante el sábado, Dios trasmite la bendición divina a la persona que guarda el sábado y que de ese modo se une a Dios en una relación de pacto. Esta implicación parecería asegurar a cualquiera que entra en el compañerismo y la comunión con Dios por la observancia del sábado, de que esa persona será bendecida con una vida plena en las esferas física, mental y espiritual.EL SÁBADO Y EL MANÁEs interesante notar que la historia familiar del don del maná a Israel, como está registrada en Éxodo 15, es el marco en el cual Dios enseña a los israelitas, antes del Sinaí, la importancia de guardar el sábado. La forma incidental en la que se introduce el sábado en Éxodo 16 y el énfasis que Dios pone sobre él para probar “si anda en mi ley, o no” (Éxo. 16:4) implica que el sábado ya era conocido previamente. Esto es lo que afirma G. H. Waterman: “De hecho, al igualar el sábado con el séptimo día, la declaración de que Dios les dio el sábado a los israelitas, y el registro de que el pueblo, por orden de Dios, descansó en el séptimo día, todo señala inequívocamente a una temprana institución del sábado”.[4]Dios eligió el don milagroso del maná (Éxo. 16:4-30) como la ocasión para enseñar acerca del don mayor y perpetuo del sábado. El don del maná sirvió para identificar el sábado y enfatizar su carácter santo por lo menos de tres maneras: Primera, una porción de maná caía regularmente cada día, pero el sexto día se proveía una porción doble. Segunda, el sábado no caía maná. Tercera, la porción que se guardaba del sexto al séptimo día se mantenía sin dañarse, mientras que en cualquier otro día se echaba a perder.EL SÁBADO Y EL MANDAMIENTOEn un sentido real los Diez Mandamientos constituyen el corazón de los cinco libros de Moisés, si no de toda la Biblia. Ellos proporcionan el fundamento divino para la vida, definen la relación con sus semejantes y con Dios. El contexto amplio de la entrega de los Diez Mandamientos en Éxodo 20, es el pacto que hizo Dios con su pueblo. En este sentido, el Decálogo provee la base legal para la relación del pacto. Pero esta interrelación debe ser comprendida en su verdadero sentido.Puede ser ventajoso comprender el aspecto legal de la relación del pacto en un sentido similar al de un certificado de casamiento en un contrato de matrimonio. Un matrimonio no puede ser legalizado por un certificado de casamiento, pero llega a ser una relación marital verdadera sólo cuando los términos legales del contrato se expresan con amor, al participar ambas personas de su vida juntas. De este modo el Decálogo como ley, es legalmente obligatorio, aunque no en un sentido restrictivo. Sus términos representan el amor de Dios por los seres humanos y representan la naturaleza y el carácter de Dios.Los Diez Mandamientos demandaban, a su vez, una respuesta de amor de Israel. (ver Deut. 6 :4, 5). Se ha afirmado con profunda percepción que los Diez Mandamientos “representaban el amor de Dios en esas órdenes, tanto negativas y positivas, y que conducían no a una restricción de la vida, sino a una vida plena. Demandaban una respuesta de amor, no porque la obediencia de algún modo acumularía créditos a la vista de Dios, sino por causa de la gracia de Dios, experimentada ya en la liberación de Egipto y en la iniciativa divina de la promesa del pacto, reclamaban esa respuesta agradecida del hombre”.Concentraremos nuestra atención en el cuarto mandamiento. “Acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó” (Éxo. 20:8-11).Este mandamiento es el más largo de los diez, y se encuentra en el centro del Decálogo. En él Dios da un mandato positivo: “Seis días trabajarás, y harás toda tu obra” (y. 9). Este mandato positivo encuentra su análogo en el mandato negativo del versículo 10, donde Dios afirma en forma claramente: “no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas”.Tenemos, entonces, dos mandatos aquí, uno que declara que la gente trabajará seis días, y el otro que no trabajarán ni harán ninguna obra el séptimo día, En forma similar, en este mandamiento encontramos dos motivaciones para guardar el sábado, que se complementan y se amplifican mutuamente. La primera, también positiva, indica que Dios quiere que el hombre haga tod2 su obra en los primeros seis días de la semana porque el séptimo día es el sábado de Dios. La segunda motivación comienza con una prohibición negativa pero termina en forma positiva al ligar la prohibición de hacer cualquier trabajo en el sábado con el hecho de que Dios mismo creó todo en seis días y reposó el séptimo día.En las palabras del mandamiento del sábado repetido por Moisés en Deuteronomio 5:12 al 15, también notamos dos motivaciones. La primera, que aparece en el versículo 14, es idéntica con la primera motivación en Éxodo 20: “Mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios”.Pero la segunda motivación difiere significativamente, como se indica en el versículo 15: “Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido”.Debe reconocerse la diferencia por lo que dice, sin enfatizarla exageradamente. La referencia en el Éxodo es a la obra creativa de Dios realizada en seis días durante la semana de la creación. El descansar el sábado era para recordar que los seres humanos, como parte del orden creado por Dios, son totalmente dependientes del Creador. El tema de la creación, como lo han destacado diversos eruditos, también está presente en Deuteronomio 5. En este pasaje se hace referencia al éxodo de Egipto que señala, en efecto, “la creación del pueblo de Dios como nación, y el recuerdo de ese evento debía también recordarles a los israelitas su total dependencia de Dios”.[6]De este modo, Éxodo 20 se refiere a la creación, al principio del mundo, y Deuteronomio 5 se refiere a otro principio, el principio del pueblo de Dios. En otras palabras, existe una profunda relación de tema entre las motivaciones en Éxodo 20 y en Deuteronomio 5 con respecto al sábado. La creación es el tema común: el poder creador de Dios.EL SÁBADO: SEÑAL DEL PACTOEl terna de la creación no sólo aparece en Éxodo 20:11 y en Deuteronomio 5:15, sino también reaparece en Éxodo 31:16 y 17 en relación con el sábado como una señal entre Dios y su pueblo, una señal del pacto: “Guardarán, pues, el sábado los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó”(Éxo. 3 1:16, 17). En el Antiguo Testamento el sábado se designa cuatro veces como una señal (ver Éxo. 31:13, 17; Eze. 20:12, 20).¿Qué significa que el sábado sea una señal? La palabra señal puede tener varios significados. En su sentido más amplio, se aplica a una acción, condición, cualidad, u objeto visible que señala un hecho o trasmite un mensaje. Es apropiado comprender el sábado como una señal en el sentido en que la Biblia usa la palabra señal. Para determinar este sentido, investigaremos unas pocas de las setenta y ocho veces en que se usa ese término en el Antiguo Testamento.En tres casos tenemos señales asociadas a pactos. La primera señal es el arco iris (Gén. 9:12, 13, 17). Luego tenemos la “señal” relacionada con la circuncisión en el pacto hecho con Abrahán (Gén. 17:11). Y el tercer caso asocia “senal” con “pacto”, en relación con el sábado como una señal del pacto que Dios hizo con su pueblo en el monte Sinaí en Éxodo 31 (ver también Eze. 20). Al asignar ciertas características a estos eventos en la historia de la salvación, o al asignar a estos eventos el carácter de una señal, estos acontecimientos y los fenómenos asociados con ellos adquieren un valor mucho más allá del tema y del evento mismos.El sábado es una señal del pacto “entre mí y vosotros por vuestras generaciones” (Éxo. 31:13; comparar con Eze. 20:12), había dicho Dios a Israel, La persona que guarda e1 sábado con el espíritu correcto indica por ese medio que él está en una relación salvadora con Dios.El sábado, como una señal, le imparte al creyente en primer lugar el conocimiento de que el Señor es su Dios del pacto. También indica que Dios “santifica” su pueblo (Lev. 20:8; 21:8; 22:32; Eze. 37:28) haciéndolo un pueblo “santo” (Éxo. 19:6; Deut. 7:6; Lev. 19:2, 3).El sábado como una señal de la santificación divina necesita más ampliación. Consideremos más de cerca Éxodo 31:13, un texto sabático que declara específicamente: “Guardaréis mis sábados; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico”. Se enfatiza aquí un aspecto enteramente nuevo del sábado como señal, la idea del sábado como una “señal” de santificación. Una persona que considera la observación del sábado como algo legalista o farisaico puede pensar que la observancia del sábado misma lo santificará. De ninguna manera. El Señor es quien santifica, dice el texto. Que la santificación es un acto de parte de Dios en favor de su pueblo es algo que nunca debe ser pasado por alto.El proceso de santificación es tanto la obra del amor redentor de Dios como lo es la obra salvadora y redentora del Cielo mediante Cristo. Tanto la justificación como la santificación son actividades de Dios. “Yo soy Jehová que os santifico”, De este modo el sábado es una señal que imparte el conocimiento de Dios como Santificador. “El sábado dado al mundo como la señal de que Dios es el Creador es también la señal de que él es el Santificador”.[7]La segunda idea nueva en Éxodo 31:13 es que el sábado es una señal de conocimiento: “Para que sepáis”. El concepto hebreo de conocimiento es sumamente amplio. El conocimiento tiene aspectos intelectuales, emocionales y de relación. “Conocer” no significa simplemente saber un hecho intelectualmente, particularmente cuando el objeto es una persona. Significa tener una relación significativa con la persona que es conocida. Así, “conocer a Dios” significa estar conscientemente en una relación correcta con él. Significa “servirle” (1 Crón. 28:9); significa “temerle” (Isa. 11:3; Sal. 119:79; Prov. 1:7); significa “creer” en él (Isa. 43:10); significa “confiar” en él (Sal. 9:10); significa “buscarlo” (Sal. 9:10); significa “invocar” su nombre (Jer. 10:25; Sal. 79:6).El texto afirma claramente que el sábado es una señal del pacto entre Dios y su pueblo por todas las generaciones, con el propósito de que “sepáis que yo soy Jehová que os santifico” (Éxo. 3 1:13). El sábado como señal, con respecto al conocimiento, relaciona el hecho de que Dios es conocido como el que santifica a su pueblo. Es Dios quien hace que el pueblo sea santo. Este conocimiento es conocimiento salvador. El creyente que realmente comprende el significado del sábado y de la observancia del sábado comprende que el Señor del sábado también es su Señor. Su Señor es el Creador. Su Señor es el Redentor. Su Señor también es el Santificador.El sábado actúa como señal todavía en otro sentido. Sirve como una marca de separación, indicando al pueblo de otras religiones o al pueblo que no guarda el sábado que existe una relación singular entre Dios y su pueblo observador del sábado. Actuando como una señal de reconocimiento, el sábado separa para Dios a su pueblo del resto de la humanidad. Como Caín fue reconocido por una señal que Dios puso sobre él, así el pueblo de Dios es reconocido por el sábado que los mantiene separados para Dios en servicio al mundo.La pluma de Elena G. de White ha captado adecuadamente un aspecto importante de esta función del sábado como una señal: “Me-iante la santificación del sábado debemos demostrar que somos su pueblo. Su Palabra declara que el sábado ha de ser la señal que distinguirá al pueblo que guarda los mandamientos... Los que guardan la ley de Dios serán uno con él en la gran controversia comenzada en el cielo entre Satanás y Dios”.[8] El sábado es una señal de separación y de distinción del pueblo de Dios, haciéndolos visibles dentro de la esfera del gran conflicto entre los poderes del bien y los poderes del mal.EL SÁBADO, SELLO DE DIOSSe ha reconocido una y otra vez que el mandamiento del sábado se encuentra en el centro de los Diez Mandamientos. ¡Cuán apropiado es, siendo que relaciona la dimensión divino-humana y la dimensión humana-humana! También es apropiado como analogía con el lugar de los sellos en los antiguos documentos oficiales. El mandamiento del sábado identifica al Señor del sábado de una manera especial e indica su esfera de autoridad y dominio. En estos dos aspectos o sea, 1) la identidad de la deidad como Yahweh, el Señor, quien es el Creador (Éxo. 20:11; 31:17) y que por ello ocupa una posición singular, y 2) la esfera de su dominio y autoridad sobre “los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay” (Éxo. 20:11; comparar con 31:17)— del mandamiento del sábado tiene las características de un sello típico en los documentos que contenían tratados internacionales del antiguo Cercano Oriente. Estos sellos estaban típicamente en el centro o en el medio de los documentos del tratado y contenían también 1) la identidad de la deidad en cuyo nombre se juraba el tratado (usualmente un dios pagano), y 2) la esfera de su dominio y autoridad (generalmente un área geográfica limitada).Por analogía, el sábado opera como una “señal” (Éxo. 31:13, 17), o en este caso, más bien como un sello, entre Dios y su pueblo (“entre mí y vosotros”), y por ello es el sello de la relación entre Dios y su propio pueblo. Esto es importante para el creyente, porque al observar el sábado, como lo hizo Dios al terminar la semana de la creación, el creyente lo reconoce como el Creador y el Re-creador (Redentor y Santificador). El creyente también reconoce la propiedad o dominio de Dios y su autoridad sobre toda la creación, aun sobre el mismo. Hace que el creyente sea parte de la comunidad del pacto de Dios de los verdaderos adoradores.Estas son algunas de las vislumbre de las riquezas del sábado dentro del pacto. El sábado es realmente un don de Dios para los seres humanos. Proporciona para ellos un tiempo señalado divinamente para el descanso humano dentro de la inquietud de la humanidad.
Extraído de:

Otro caso de abuso sexual sacude al Vaticano


Benedicto XVI echó a un obispo irlandés que fue secretario personal de Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II. Fue por proteger a sacerdotes acusados de pedofilia.El célebre monseñor John Magee, que fue secretario personal de los Papas Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, es el protagonista de un nuevo gran escándalo de abusos sexuales en la Iglesia irlandesa, que se ha hundido en el desprestigio desde que fueron destapados numerosos casos de pedofilia en la isla céltica, católica y republicana en las últimas décadas. La conferencia episcopal de Irlanda anunció el sábado que el Papa ordenó de inmediato sustituirlo como obispo de Cloyne, una de las diócesis meridionales, y nombrar en su lugar como administrador apostólico al arzobispo de Cashel, monseñor Dermot Clifford.Clifford dijo ayer: "daré toda las contribuciones necesarias a la Comisión de Investigación". Lo mismo dijo monseñor Magee. "Me he empeñado en colaborar de todos modos con el trabajo de la comisión investigadora", dijo al anunciar su dimisión a los fieles reunidos en una misa celebrada en la catedral de San Colman."Soy consciente de que debo dedicar mucho tiempo y energías a este objetivo, por lo que sería complicado además llevar adelante la normal administración de la diócesis".El cardenal primado de Irlanda, Sean Brady, dijo ayer que "la decisión del Santo Padre es una indicación de cuánto es importante para la Iglesia la tutela de los menores y el cuidado de las víctimas".Embestida por escándalos de pedofilia de numerosos sacerdotes que le han costado la pérdida de confianza de muchos fieles en uno de los países más católicos del mundo, la Iglesia de Irlanda se ha vuelto particularmente sensible al tema de los abusos sexuales.El 19 de diciembre fue publicado el "informe Cloyne" preparado por un organismo de la Iglesia irlandesa que se ocupa de la salvaguardia de los menores y que actúa en forma independiente de las jerarquías eclesiásticas."Se sabía de las dificultades que padecía tras algunas denuncias de abusos sexuales de curas de su diócesis. En el Vaticano era notorio que no tenía ya el control de su propia diócesis", dijo el teólogo Gianni Gennari, editorialista del matutino Avvenire de Milán, propiedad de los obispos italianos.Magee es al parecer acusado de haber trasladado a dos sacerdotes pedófilos de su diócesis en lugar de acusarlos formalmente, siguiendo la política del avestruz que tantas veces utilizó la Iglesia en el mundo para tapar el escándalo.El "informe Cloyne" criticó duramente el comportamiento del obispo, afirmando que las prácticas de protección a los menores en la diócesis de monseñor Magee eran "inadecuadas y en ciertos aspectos dañinas". Por esta razón, varios niños habían sido "puestos en una situación de riesgo".El 7 de enero intervino una comisión de la arquidiócesis de Dublin y una semana más tarde el cardenal primado Sean Bradley dijo que monseñor Magee había prometido "cambios y progresos" a los fieles indignados que reclamaban la renuncia del obispo y la intervención del gobierno de Irlanda.El 4 de febrero monseñor Magee se dirigió directamente al Vaticano anunciando su voluntad de renunciar.La fama del obispo irlandés en el Vaticano, en los tiempos en que era conocido por todos como el "padre Magee", desbordó en los medios de comunicación de todo el mundo tras la muerte imprevista de Juan Pablo I, en setiembre de 1978. El Papa Albino Luciani falleció de un infarto y la versión oficial fue que su secretario, el padre irlandés John Magee, lo había encontrado muerto en su lecho y que había avisado de inmediato al secretario de Estado, cardenal Jean Villot.Como de inmediato se difundió el rumor de que Juan Pablo I había sido, en realidad, asesinado con un café envenenado, el Vaticano se vio obligado a revelar que había sido una vieja monja la que vio primero al Papa muerto cuando le llevó su habitual café a las 5,30 de la mañana. Ella corrió a avisar a Magee quién a su vez llamó a Villot.El padre Magee había entrado en los aposentos pontificios como secretario de Pablo VI y continuó en el cargo tras la muerte del Papa Luciani como secretario personal de Juan Pablo II en octubre de 1978.En 1982 el pontífice polaco lo promovió a Maestro de Ceremonias Pontificio y cinco años después lo premió consagrándolo obispo de Cloyne, en su patria irlandesa.
Fuente: Clarin.comFotografía: John Magee, como maestro de ceremonias, asiste a Juan Pablo II en una primera comunión.
Extraído de:

ISAAC NEWTON PREDIJO EL FIN DEL MUNDO?

JERUSALEM - El científico británico Isaac Newton, descubridor de la ley de gravedad, previó que el fin del mundo llegará en 2060, según una exposición que se inauguró el lunes en la Universidad Hebrea de Jerusalén.
Profecías apocalípticas.

La exposición revela nuevos documentos sobre el trabajo y las investigaciones del científico, que vivió entre 1642 y 1727, de las que se deduce que, además de la física y la alquimia, estudió profecías apocalípticas escritas en la antigüedad.
"Nos revelan que Newton se esforzó en descifrar lo que él consideraba que eran conocimientos secretos, conocimientos codificados en las escrituras sagradas de culturas antiguas y de otros archivos históricos", dice la filósofa Yamima Ben Menahem, comisaria de la exposición, en un comunicado.EL Libro de Daniel
Entre los manuscritos del científico hay uno en el que trata de calcular el fin del mundo según el libro del profeta Daniel en el Antiguo Testamento y llega a la conclusión de que se producirá en el año 2060.En otros, analiza textos hebreos consagrados en la liturgia judía así como fragmentos del filósofo y médico cordobés Maimonides.Los documentos de la exposición "Los Secretos de Newton" pertenecen a la Biblioteca Nacional de Israel, situada en el campus de ciencias de la Universidad Hebrea.Regalo inesperadoA la Biblioteca llegaron en 1969, donados por el filántropo judío Abraham Shalom Yehezquel Yehuda, que los había comprado en 1936 en una subasta en Londres.Según el comunicado, esta es la primera vez que se exponen los documentos del consagrado científico británico y muestran una de sus caras más desconocidas, la de tratar de extraer material científico de textos antiguos como la Biblia y el Talmud.Suerte de profeta"Newton hizo una aproximación a estos estudios con la misma meticulosidad que demuestra en su trabajo científico y hace una aproximación a la ciencia con el fervor religioso que lo llevó a ser considerado una suerte de profeta", refiere la nota de prensa.Y concluye que "los tesoros de esta exhibición nos invitan a replantearnos dicotomías tradicionales como antigüedad y modernidad, ciencia y religión, racionalidad e irracionalidad"Fuente: EFE / Univisión

Iglesia católica de Inglaterra PIDE QUE NO SE EXIJA EL CELIBATO PARA SER SACERDOTES


Cormac Murphy O'Connor, arzobispo de Westminster y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, sostiene que el Vaticano debería replantearse su posición sobre el celibato del clero y permitir que los hombres casados puedan ser sacerdotes.

En una entrevista que publica el diario "Financial Times", recogida por Servimedia, Murphy O'Connor, de 75 años, defiende la ordenación sacerdotal de hombres casados.

"Nosotros tenemos un cierto número de antiguos anglicanos en esta diócesis que están casados. Si usted me dice '¿cree que la Iglesia podría cambiar y ordenar a muchos hombres casados? La respuesta es 'sí, podría'".

No es ésta la primera vez que O'Connor cuestiona el celibato sacerdotal. Ya en el año 2000, poco después de ser nombrado arzobispo de Westminster, causó una gran tormenta mediática al declarar que el celibato sacerdotal "es una normativa eclesial que podría modificarse" y añadir que de su regulación "se hablará en el futuro".

Por otra parte, Murphy O'Connor, a quien se le atribuye una línea teológica más liberal que la de Benedicto XVI, dice que tanto el Sumo Pontífice actual como su predecesor captaban la atención de la gente, pero por vías distintas.

"La gente", explica, "va ahora a Roma, no tanto a ver al Papa como a escuchar lo que dice. El Papa Juan Pablo II captaba la imaginación de la gente con sus gestos y su proximidad. Este Papa capta la mente y los corazones de la gente por lo que enseña y predica".

El prelado católico defiende la campaña que lideró contra una propuesta legislativa aprobada en abril pasado, que obligará a las agencias católicas de adopción, desde finales de 2008 a lo más tardar, a aceptar las solicitudes de parejas homosexuales. Asegura que lo hizo para defender la idea de familia, que ha de ser formada por un hombre y una mujer.

Murphy O'Connor presentó el pasado verano al Papa, al cumplir los 75 años, su renuncia al cargo de arzobispo de Westminster, porque, según dice, quiere ser el primero de la historia en no morir en el puesto. El Papa le indicó que debía continuar al menos un año más.
Algunos detalles de la elección de Benedicto XVI en el cónclave cardenalicio de 2005 han quedado vívamente grabados en la memoria de O'Connor, que los relata con un toque de humor, parodiando las teorías de la conspiración antivaticanistas.

"Nadie podía ponerse en contacto con nosotros. Algunos tenían teléfonos móviles, pero si tratabas de usarlos no funcionaban. Habían bloqueado los teléfonos móviles. No sé cómo lo hicieron, pero lo hicieron. Cada día nos mirábamos los unos a los otros y pensábamos 'Dios, algún desdichado va a salir de aquí Papa".

Fuente: ABC.es / Servimedia

Angeline Jolie, portada de la Biblia

Martin Luther King ocupa la primera página y Angelina Jolie, la siguiente. Tras la descripción a nadie se le pasa por la cabeza el Nuevo Testamento, pero lo es. La Biblia ha sido reeditada miles de veces, pero los intentos más recientes agudizan el ingenio para captar la atención de los lectores más dispersos. Uno de esos intentos, que ha sido un éxito de ventas en Suecia, llega ahora a EEUU.Suecia fue la primera que apostó por este modelo el año pasado. The Book: Bible Illuminated. Biblia iluminada: El Libro, en su traducción al castellano, es una publicación al estilo de las revistas de moda en las que aparece Angelina Jolie. Su formato permite imaginársela más en la mesa de una cafetería que en el banco de una Iglesia.La idea ha asalido de un equipo de ex ejecutivos de publicidad suecos, que han combinado imágenes de niños soldados con pasajes del Nuevo Testamento. El objetivo: llevar la Biblia a personas que, de otro modo, no podrían nunca leerla."Hay una gran parte de la población que se considera inteligente, educada, concienciada, pero que no es especialmente religiosa y que no ha leído la Biblia. Probablemente, esa gente séría más sensible a lo que ocurre a su alrededor si pudiera leer el libro", ha dicho Larry Norton, un ex ejecutivo de la publicación y presidente de 'Bible Illuminated', empresa que ha sacado adelante el proyecto.
Éxito de ventasLa compañía ha asegurado no estar afiliada a ninguna iglesia o religión. La versión sueca se vendió primero en boutiques y tiendas de diseño, debido al recelo de las librerías. Pronto ganó popularidad y el libro comenzó a venderse de forma amplia y a consituirse dentro del mercado de ventas.Las ventas de 'The Book' en Suecia, donde el número de Biblias que se venden al año ronda las 60.000, ha alcanzado 30.000 en su primer año, según Larry Norton. El presidente del grupo tiene la esperanza de cosechar un éxito similar en los EEUU con el lanzamiento del Nuevo Testamento ahora y del Antiguo Testamento en marzo. En Norteamérica, el Nuevo Testamento ya está preventa en Amazon y la compañía ha recibido pedidos de la mayoría de las principales librerías.Nuevos nichos de mercado"En general, los editores de la Biblia siempre han sido creativos, pero ahora están luchando para hacer frente a una cultura donde las personas se están alejando de la lectura de impresión", ha dicho Paul Gutjahr, un profesor asociado de Inglés y profesor asociado adjunto de estudios religiosos en la Universidad de Indiana.Las Biblias tradicionales ya no cubren todos los nichos del mercado. El público pide versiones para familias, dirigentes empresariales, Biblias electrónicas para incluir en los iPods, cómics... "Mezclar el texto bíblico con Angelina Jolie no me sorprende" ha dicho Paul Gutjahr, para el que es necesario readaptarse a los nuevos gustos.Fuente: CadenaSER.com
Publicado por Ojo Adventista

"La voz de la iglesia tiene que ser escuchada..."

El ex primer El ex primer ministro británico Tony Blair aseguró que "la voz de la Iglesia" tiene que ser escuchada "en cada nación y en la comunidad de las naciones", durante su participación en un encuentro religioso celebrado en Rimini, en la costa adriática italiana, informaron hoy los medios locales."La voz de la Iglesia debe ser escuchada y es por eso por lo que la Iglesia debe hablar de forma clara y abierta", señaló Blair en su intervención, durante la que agregó que "la fe y la razón son aliadas, no opuestas".El ex primer ministro británico participó ayer en la reunión que celebran anualmente las élites políticas, económicas, intelectuales y religiosas nacionales e internacionales desde 1979, en un evento conocido como el "Meeting de Rimini"."La Iglesia puede ser la voz espiritual que convierte la globalización en un instrumento y no en un patrón", manifestó Blair, a la vez que elogió el papel de voluntariado que ésta ejerce al lado del Estado."Hoy no existe sólo un espacio sino un ámbito creciente para las organizaciones de la sociedad civil en el desarrollo de labores que ni el Estado, ni el mercado pueden hacer", afirmó Blair.El ex mandatario británico explicó que su conversión al catolicismo en 2007, ya que antes profesaba la fe anglicana, puede atribuirse a su esposa Cherie."Con ella empecé a ir a misa. Nos gustaba ir juntos, a veces a una iglesia anglicana y otras en un católica. ¿Adivinad a cuál íbamos más?. A medida que pasaba el tiempo sentía que la Iglesia católica era mi casa y no sólo por su magisterio y su doctrina, sino por su naturaleza universal", apuntó.
Fuente: Público.es
Extraído de:

Defenza a los curas pedófilos


El arzobispo Silvano Tomasi, representante permanente - Silvano Tomasi defendió a la Iglesia de las acusaciones de abusos.- Dijo que hay más casos en otras iglesias, como la protestante o la judía.- Asegura que los niños sufren más abusos de su entorno.El arzobispo Silvano Tomasi, representante permanente del Vaticano ante las Naciones Unidas, afirmó tras una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, que "no se debería hablar de pedofilia sino de homosexuales atraídos por adolescentes"."De todos los curas implicados en casos de este tipo", dijo Tomasi, "entre el 80% y el 90% pertenecen a la minoría sexual que practica la efebofilia, es decir, los que tienen relaciones con varones de los 11 años a los 17".Las declaraciones se produjeron como respuesta a las acusaciones de que la Iglesia había encubierto las denuncias de abusos sexuales a menores durante una reunión del Consejo de Derechos Humanos la semana pasada, informa Daily Telegraph.Tomasi continuó diciendo que el abuso infantil es algo común en otras iglesias, y que la iglesia católica estaba "ocupada de la limpieza en su propia casa", pero que el problema era más generalizado.Otras iglesias afectadasA este respecto citó la investigación publicada en el periódico Christian Science Monitor que sugiere que la mayoría de las congregaciones afectadas por acusaciones sexuales contra niños en EE UU fueron las iglesias protestantes, mientras y que el problema es también común en la comunidad judía.Para el arzobispo, según "investigaciones disponibles", se estima que entre el 1,5% y el 5% del clero ha participado en abusos a menores. "Los niños son más propensos a sufrir abusos a manos de familiares, amigos de la familia o niñeras que de los clérigos", argumentó.Tomasi respondió así a las críticas vertidas por un miembro de la Unión Internacional Humanista y Ética, Keith Porteous Wood, quien acusó a la Iglesia de tapar los abusos a menores y de violar varios artículos de la Convención de Derechos del Niño.
Fuente: 20minutos.es
Extraído de:

Carné de Identidad Adventista

[catholic_card3.jpg]

No sé si suena a Big Brother, o a Citizen Kane, pero es una idea digna de consideración. Según la web católica Worldpriest.com, los católicos que lo deseen pueden pedir su Carné de Identidad Católico. Los motivos son psicológicos, reafirmar la identidad católica del creyente.Los adventistas no somos los únicos a quienes cada vez les cuesta más mostrar en público su fe. Según el sacerdote católico Owen Gorman "Cada vez hace falta más valor para mostrarse públicamente como católico en estos tiempos y la tentación de aflojar el acelerador de la fe siempre está ahí, llevando (la fe) de forma tan liviana o enterrándola tan profundamente dentro de uno mismo que se convierte en un asinto personal y que tiene poco que ver con la vida publica de cada uno".Lo mismo podemos decir de cada uno de los adventistas, al menos en el viejo continente. La idea de desarrollar un carné de identidad adventista no es nada descabellada, es cuestión de imagen corporativa. Cada miembro se siente parte de algo tan importante que le otorga su identidad sobre un carné. Se siente respaldado por una estructura y una organización palpable y visible fuera de la iglesia, en cualquier lugar, tan sólo con llevar un carné en la billetera.Esto que puede dibujar alguna sonrisa en el rostro de más de uno, no es cuestión baladí. Corporativismo en el sentido positivo, sentido de pertenencia, imagen corporativa, y... por qué no, incluso podría facilitar otras aplicaciones en el mundo adventista (asambleas nacionales o de campo, el voto de delegados contabilizado electrónicamente, incluso en la AG, contabilidad (diezmos, ofrendas), pedidos más rápidos a instituciones (casas editoras, alimentarias, etc.) un censo actualizado y realista, facilitar los trámites de traslados de membresía, etc., etc.).La caja de pandora está abierta, sólo hay que ir añadiendo ideas y aplicaciones o utilidades a este documento para justificar más, si cabe, su implantación (voluntaria).

jueves, 8 de octubre de 2009

28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA



01 LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Las Sagradas Escrituras, el Antiguo y el Nuevo Testamento, son la Palabra de Dios escrita, dada por inspiración divina por intermedio de santos hombres de Dios que hablaron y escribieron al ser movidos por el Espíritu Santo.
Razones biblicas: II Pedro 1:20 y 21; II Tim. 3:16 y 17; Sal. 119:105; Prov. 30:5 y 6; Isa. 8:20; Juan 10:35; 17:17; I Tes. 2:13; Heb. 4:12.


02 LA TRINIDAD

Hay un sólo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, una unidad de tres Personas coeternas. Dios es inmortal, omnipotente, omnisciente, encima de todo, y siempre presente.
Razones biblicas: Deut. 6:4; 29:29; Mat. 28:19; II Cor. 13:13; Efes. 4:4-6; I Pedro 1:2; I Tim. 1:17; Apoc. 14:6 y 7.


03 DIOS PADRE

Dios, el Eterno Padre, es el Creador, el Originador, el Mantenedor y el Soberano de toda la creación. Él es justo y santo, compasivo y clemente, tardo en airarse, y grande en constante amor y fidelidad.
Razones biblicas: Gén. 1:1; Apoc. 4:11; I Cor. 15:28; Juan 3:16; I Juan 4:8; I Tim. 1:17: Éxo. 34:6 y 7; Juan 14:9.


04 DIOS HIJO

Dios, el Hijo Eterno, se encarnó en Jesucristo. Por medio de Él se crearon todas las cosas, se reveló el carácter de Dios, se efectuó la salvación de la humanidad y se juzga el mundo. Jesús sufrió y murió en la cruz por nuestros pecados y en nuestro lugar, fue resucitado entre los muertos y ascendió para administrar en el santuario celestial a nuestro favor. Vendrá otra vez para la liberación final de Su pueblo y la restauración de todas las cosas.
Razones biblicas: Juan 1:1-3 y14; 5:22; Col. 1:15-19; Juan 10:30; 14:9; Rom. 5:18; 6:23; II Cor. 5:17-21; Lucas 1:35; Filip. 2:5-11; I Cor. 15:3 y 4; Heb. 2:9-18; 4:15; 7:25; 8:1 y 2; 9:28; Juan 14:1-3; I Ped. 2:21; Apoc. 22:20.


05 DIOS ESPÍRITU SANTO

Dios, el Espíritu Santo, desempeñó una parte activa con el Padre y el Hijo en la Creación, Encarnación y Redención. Inspiró a los escritores de las Escrituras. Llenó de poder la vida de Cristo. Atrae y convence a los seres humanos; y los que se muestran sensibles, son renovados y transformados por Él, a imagen de Dios. Concede dones espirituales a la Iglesia.
Razones biblicas: Gén. 1:1 y 2; Lucas 1:35; II Pedro 1:21; Lucas 4:18; Hechos 10:38; II Cor. 3:18; Efes. 4:11 y 12; Atos 1:8; Juan 14:16-18 y 26; 15:26 y 27; 16:7-13; Rom. 1:1-4.


06 DIOS ES EL CREADOR

Dios es el Creador de todas las cosas y reveló en las Escrituras el relato auténtico de Su actividad creadora. En seis días hizo el Señor los Cielos y la Tierra y todo lo que tiene vida sobre la Tierra, y descansó el séptimo día de esa primera semana.
Razones biblicas: Gén. 1;2; Éxo. 20:8-11; Sal. 19:1-6; 33:6 y 9; 104; Heb. 11:3; Juan 1:1-3; Col. 1:16 y 17.


07 LA NATURALEZA DEL HOMBRE

El hombre y la mujer fueron formados a imagen de Dios con individualidad y con el poder y la libertad de pensar y actuar. Como han sido creados como seres libres, cada uno es una unidad indivisible de cuerpo, mente y alma, y dependiente de Dios en cuanto a la vida, respiración y todo lo demás. Cuando nuestros primeros padres desobedecieron a Dios, negaron su dependencia de Él y cayeron de sua elevada posición abajo de Dios. La imagen de Dios en ellos, fue desfigurada, se volvieron mortales. Sus descendientes comparten esa naturaleza caída y de sus consecuencias.
Razones biblicas: Gén. 1:26-28; 2:7; Sal. 8:4-8; Hechos 17:24-28; Gén. 3; Sal. 51:5; Rom. 5:12-17; II Cor. 5:19 y 20.


08 EL GRAN CONFLICTO

Toda la humanidad está involucrada en un gran conflicto entre Cristo y Satanás, en cuanto al carácter de Dios, Su Ley y Su soberanía sobre el Universo. Ese conflicto se originó en el Cielo, cuando un ser creado, dotado de libertad de elección, por exaltación propia, se convirtió en Satanás, el adversario de Dios, y condujo la rebelión de una parte de los ángeles. Él introdujo el espíritu de rebelión en este mundo. Observado por toda la Creación, este mundo se convirtió en el palco del conflicto universal, dentro del cual será finalmente reivindicado el Dios de amor.
Razones biblicas: Apoc. 12:4-9; Isa. 14:12-14; Ezeq. 28:12-18; Gén. 3; Gén. 6-8; II Pedro 3:6; Rom. 1:19-32; 5:19-21; 8:19-22; Heb. 1:4-14; I Cor. 4:9.


09 VIDA, MUERTE Y RESURRECCIÓN DE CRISTO

En la vida de Cristo, de perfecta obediencia a la voluntad de Dios, y en Su sufrimiento, muerte y resurrección, Dios proveyó el único medio de expiación del pecado humano, de modo que los que aceptan esa expiación por fe, puedan tener vida eterna, y toda la Creación comprenda mejor el infinito y santo amor del Creador.
Razones biblicas: Juan 3:16; Isa. 53; II Cor. 5:14, 15 y 19-21; Rom. 1:4; 3:25; 4:25; 8:3 y 4; Filip. 2:6-11; I Juan 2:2; 4:10; Col. 2:15.


10 LA EXPERIENCIA DE LA SALVACIÓN

En infinito amor y misericordia, Dios permitió que Cristo se convirtiese en pecado por nosotros, para que en Él fuésemos hechos justicia de Dios. Guiados por el Espíritu Santo reconocemos nuestra pecaminosidad, nos arrepentimos de nuestras transgresiones y tenemos fe en Jesús como Señor y Cristo, como Sustituto y Ejemplo. Esta fe que acepta la salvación, viene del poder de la Palabra y es el don de la gracia de Dios. Por medio de Cristo somos justificados y libertados del dominio del pecado. Por medio del Espíritu, nacemos de nuevo y somos justificados. Permaneciendo en Él, participamos de la naturaleza divina y tenemos la seguridad de la salvación, ahora y en el Juizo.
Razones biblicas: Sal. 27:1; Isa. 12:2; Jonas 2:9; Juan 3:16; II Cor. 5:17-21; Gál. 1:4; 2:19 y 20; 3:13; 4:4-7; Rom. 3:24-26; 4:25; 5:6-10; 8:1-4, 14, 15, 26 y 27; 10:7; I Cor. 2:5; 15:3 y 4; I Juan 1:9; 2:1 y 2; Efes. 2:5-10; 3:16-19; Gál. 3:26; Juan 3:3-8; Mat. 18:3; I Pedro 1:23; 2:21; Heb. 8:7-12.


11 CRECIMIENTO EN CRISTO

nueva creencia fundamental aprobada en 04 de julio de 2005, en la 58ª Asamblea de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
Por su muerte en la cruz Jesús triunfó sobre las fuerzas del mal. El subyugó los espíritus de demonios durante Su ministerio terrestre y quebró su poder y tornó cierto su destino final. La victoria de Jesús nos da victoria sobre las fuerzas del mal que continúan procurando controlarnos, mientras caminamos con El en paz, alegría, y con la certeza de Su amor. Ahora el Espíritu Santo vive con nosotros y nos da poder. Continuamente comprometidos con Jesús como nuestro Salvador y Señor, somos libres del fardo de nuestros hechos pasados. No más viviremos en la oscuridad, con miedo de los poderes del mal, ignorancia, y la falta de sentido de nuestro antiguo modo de vida. En esa nueva libertad en Jesús, somos llamados a creces en semejanza a Su carácter, comulgando con El diariamente en oración, alimentándonos de Su Palabra, meditando en eso y en Su providencia, cantando sus alabanzas, reuniéndonos juntos en adoración, y participando en la misión de la Iglesia. A medida que nos entreguemos al servicio de amor a aquellos a nuestro alrededor y al testimonio de Su salvación, Su constante presencia con nosotros a través del Espíritu transforma cada momento y toda tarea en una experiencia espiritual.
Razones biblicas: Salmos 1:1, 2; 23:4; 77:11, 12; Colosenses 1:13, 14; 2:6, 14, 15; San Lucas 10:17-20; Efesios 5:19, 20; 6:12-18; I Tesalonicenses 5:23; II San Pedro 2:9; 3:18; II Corintios 3:17, 18; Filipenses. 3:7-14; I Tesalonicenses 5:16-18; San Mateo 20:25-28; San Juan 20:21; Gálatas 5:22-25; Romanos 8:38, 39; I San Juan 4:4; Hebreos 10:25.


12 LA IGLESIA

La Iglesia es la comunidad de creyentes que confiesan a Jesucristo como Señor y Salvador. Nos unimos para adorar, para comunión, para instrucción en la Palabra, para celebrar la Cena del Señor, para el servicio a toda la humanidad y para la proclamación mundial del Evangelio. La Iglesia es la Familia de Dios. La Iglesia es el cuerpo de Cristo.
Razones biblicas: Gén. 12:3; Hechos 7:38; Mat. 21:43; 16:13-20; Juan 20:21 y 22; Hechos 1:8; Rom. 8:15-17; I Cor. 12:13-27; Efes. 1:15 y 23; 2:12; 3:8-11 y 15; 4:11-15.


13 EL REMANECIENTE Y SU MISIÓN

La Iglesia universal se compone de todos los que verdaderamente creen en Cristo; pero, en los últimos días, un remaneciente ha sido llamado, a fin de guardar los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Este remaneciente anuncia la llegada de la hora del Juicio, proclama la salvación por medio de Cristo y predice la aproximación de Su segundo advenimiento.
Razones biblicas: Mar. 16:15; Mat. 28:18-20; 24:14; II Cor. 5:10; Apoc. 12:17; 14:6-12; 18:1-4; Efes. 5:22-27; Apoc. 21:1-14.


14 UNIDAD EN EL CUERPO DE CRISTO

La Iglesia es un cuerpo con muchos miembros, llamados de toda nación, tribu, lengua y pueblo. Todos somos iguales en Cristo. Mediante la revelación de Jesucristo en las Escrituras, compartimos la misma fe y esperanza y extendemos un solo testimonio para todos. Esta unidad encuentra su fuente en la unidad del Dios triuno, que nos adoptó como Sus hijos.
Razones biblicas: Sal. 133:1; I Cor. 12:12-14; Hechos 17:26 y 27; II Cor. 5:16 y 17; Gál. 3:27-29; Col. 3:10-15; Efes. 4:1-6; Juan 17:20-23; Santiago 2:2-9; I Juan 5:1.


15 EL BAUTISMO

Por el bautismo confesamos nuestra fe en la muerte y en la resurrección de Jesucristo y testimoniamos nuestra muerte al pecado y nuestro propósito de andar en novedad de vida, siendo aceptados como miembros por Su Iglesia. Y por inmersión en el agua se sigue la instrucción en las Escrituras Sagradas y la aceptación de sus enseñanzas.
Razones biblicas: Mat. 3:13-16; 28:19 y 20; Hechos 2:38; 16:30-33; 22:16; Rom. 6:1-6; Gál. 3:27; I Cor. 12:13; Col. 2:12 y 13; I Pedro 3:21.


16 LA CENA DEL SEÑOR

La Cena del Señor es una participación en los emblemas del cuerpo y de la sangre de Jesús, como expresión de fe en Él, nuestro Señor y Salvador. La preparación incluye el examen de conciencia, el arrepentimiento y la confesión. El Maestro instituyó la Ceremonia del lavamiento de pies para representar renovada purificación, para expresar la disposición de servir uno al otro en humildad semejante a la de Cristo, y para unir nuestros corazones en amor.
Razones biblicas: Mat. 26:17-30; I Cor. 11:23-30; 10:16 y 17; Juan 6:48-63; Apoc. 3:20; Juan 13:1-17.


17 DONES Y MINISTERIOS ESPIRITUALES

Dios concede a todos los miembros de Su Iglesia, en todas las épocas, dones espirituales. Siendo otorgados por la actuación del Espíritu Santo, el cual distribuye a cada miembro como le place, los dones proveen todas las aptitudes y ministerios que la Iglesia necesita para cumplir sus funciones divinamente ordenadas. Algunos miembros son llamados por Dios y dotados por el Espíritu para funciones reconocidas por la Iglesia en ministerios pastorales, evangélicos, apostólicos y de enseñanza.
Razones biblicas: Rom. 12:4-8; I Cor. 12:9-11, 27 y 28; Efes. 4:8 y 11-16; II Cor. 5:14-21; Hechos 6:1-7; I Tim. 2:1-3; I Pedro 4:10 y 11; Col. 2:19; Mat. 25:31-36.


18 EL DON DE PROFECÍA

Uno de los dones del Espíritu Santo es la profecía. Este don es una característica de la Iglesia remaneciente y fue manifestado en el ministerio de Ellen G. White. Como la mensajera del Señor, sus escritos son una continua y autorizada fuente de verdad y proporcionan consuelo, orientación, instrucción y corrección a la Iglesia.
Razones biblicas: Joel 2:28 y 29; Hechos 2:14-21; Heb. 1:1-3; Apoc. 12-17; 19:10.


19 LA LEY DE DIOS

Los grandes principios de la Ley de Dios son incorporados en los Diez Mandamientos y ejemplificados en la vida de Cristo. Expresan el amor, la voluntad y los propósitos de Dios acerca de la conducta y de las relaciones humanas, y son obligatorios a todas las personas, en todas las épocas. Esos preceptos constituyen la base del concierto de Dios con Su pueblo y la norma del juicio de Dios.
Razones biblicas: Éxo. 20:1-17; Mat. 5:17; Deut. 28:1-14; Sal. 19:7-13; Juan 14:15; Rom. 8:1-4; I Juan 5:3; Mat. 22:36-40; Efes. 2:8.


20 EL SÁBADO

El bondadoso Creador, después de los seis dias de la Creación, descansó el séptimo día e instituyó el Sábado para todas las personas, como recordativo de la Creación. El cuarto mandamiento de la inmutable Ley de Dios requiere la observancia de este sábado del séptimo día como día de descanso, adoración y ministerio, en armonía con la enseñanza y práctica de Jesús, el Señor del Sábado.
Razones biblicas: Gén. 2:1-3; Éxo. 20:8-11; 31:12-17; Lucas 4:16; Heb. 4:1-11; Deut. 5:12-15; Isa. 56:5 y 6; 58:13 y 14; Lev. 23:32; Mar. 2:27 y 28.


21 MAYORDOMÍA

Somos mayordomos de Dios, responsables por el uso apropiado del tiempo y de las oportunidades, capacidades y posesiones, y de las bendiciones de la Tierra y sus recursos que Él colocó bajo nuestro cuidado. Reconocemos el derecho de propiedad de parte de Dios, por medio del fiel servicio a Él y a nuestros semejantes, y devolviendo los diezmos y dando ofrendas para la proclamación de Su Evangelio y para la manutención y el crecimiento de Su iglesia.
Razones biblicas: Gén. 1:26-28; 2:15; Hageo 1:3-11; Mal. 3:8-12; Mat. 23:23; I Cor. 9:9-14.


22 CONDUCTA CRISTIANA

Somos llamados para ser un pueblo piadoso, que piensa, siente y actúa de acuerdo con los principios del Cielo. Para que el Espíritu recree en nosotros el carácter de nuestro Señor, solo nos involucramos con aquellas cosas que producirán en nuestra vida, pureza, salud y alegría semejantes a las de Cristo.
Razones biblicas: I Juan 2:6; Efes. 5:1-13; Rom. 12:1 y 2; I Cor. 6:19 y 20; 10:31; I Tim. 2:9 y 10; Lev. 11:1-47; II Cor. 7:1; I Pedro 3:1-4; II Cor. 10:5; Filip. 4:8.


23 MATRIMONIO Y FAMILIA

El casamiento fue divinamente establecido en el Edén y confirmado por Jesús como unión vitalicia entre un hombre y una mujer, en amoroso compañerismo. Para el cristiano, el compromiso matrimonial es con Dios, y con el cónyuge, y solamente debe ser asumido entre parejas que comparten la misma fe. Referente al divorcio, Jesús enseñó que la persona que se divorcia del cónyuge, a no ser por causa de fornicación, y se casa con otro, comete adulterio. Dios bendice a la familia y quiere que sus miembros se ayuden uno al otro a alcanzar completa madurez. Los padres deben educar sus hijos a amar al Señor y a obedecerle.
Razones biblicas: Gén. 2:18-25; Deut. 6:5-9; Juan 2:1-11; Efes. 5:21-33; Mat. 5:31 y 32; 19:3-9; Prov. 22:6; Efes. 6:1-4; Mal. 4:5 y 6; Mar. 10:11 y 12; Lucas 16:18; I Cor. 7:10 y 11.


24 EL MINISTERIO DE CRISTO EN EL SANTUARIO CELESTIAL

Hay un santuario en el Cielo. En él, Cristo intercede en nuestro favor, haciendo accesibles a los creyentes los beneficios de Su sacrifício expiatorio ofrecido una vez por todas, en la cruz. Él es nuestro gran Sumo Sacerdote y comenzó Su ministerio intercesor en ocasión de Su ascensión. En 1844, a final del período profético de los 2.300 días, inició la segunda y última etapa de Su ministerio expiatorio. El jucio investigador revela a los seres celestiales quien entre los muertos será digno de formar parte en la primera resurrección. También se hace manifesto quien, entre los vivos, está preparado para la traslación a Su reino eterno. La terminación del ministerio de Cristo señalará el fin del tiempo de gracia para los seres humanos, antes del Segundo advenimiento.
Razones biblicas: Heb. 1:3; 8:1-5; 9:11-28; Dan. 7:9-27; 8:13 y 14; 9:24-27; Núm. 14:34; Ezeq. 4:6; Mal. 3:1; Lev. 16; Apoc. 14:12; 20:12; 22:12.


25 LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

La segunda venida de Cristo es la bendita esperanza de la Iglesia. La venida del Salvador será literal, personal, visible y universal.
Razones biblicas: Tito 2:13; Juan 14:1-3; Hechos 1:9-11; I Tes. 4:16 y 17; I Cor. 15:51-54; II Tes. 2:8; Mat. 24; Mar. 13; Lucas 21; II Tim. 3:1-5; Joel 3:9-16; Heb. 9:28.


26 MUERTE Y RESURRECCIÓN

El salario del pecado es la muerte. Pero Dios, el único que es imortal, concederá vida eterna a Sus redimidos. Hasta aquel día, la muerte es un estado inconsciente para todas las personas.
Razones biblicas: I Tim. 6:15 y 16; Rom. 6:23; I Cor. 15:51-54; Ecles. 9:5 y 6; Sal. 146:4; I Tes. 4:13-17; Rom. 8:35-39; Juan 5:28 y 29; Apoc. 20:1-10; Juan 5:24.


27 EL MILÊNIO Y EL FIN DEL PECADO

El milenio es el reinado de mil años de Cristo con Sus santos, en el Cielo, entre la primera y la segunda resurrección. Durante este tiempo serán juzgados los impíos muertos. Al fin de ese período, Cristo con Sus Santos y la Ciudad Santa descenderán del Cielo a la Tierra. Los impíos muertos serán entonces resucitados y, con Satanás y sus ángeles, cercarán la ciudad; pero el fuego de Dios los consumirá y purificará la Tierra. El Universo quedará eternamente libre del pecado y de los pecadores.
Razones biblicas: Apoc. 20; Zac. 14:1-4; Mal. 4:1; Jer. 4:23-26; I Cor. 6; II Pedro 2:4; Ezeq. 28:18; II Tes. 1:7-9; Apoc. 19:17, 18 y 21.


28 LA NUEVA TIERRA

En la Nueva Tierra, en que habita la justicia, Dios proveerá un hogar eterno para los remidos y un ambiente perfecto para vida, amor, alegría y aprendizaje eternos, en Su presencia.
Razones biblicas: II Pedro 3:13; Gén. 17:1-8; Isa. 35; 65:17-25; Mat. 5:5; Apoc. 21:1-7; 22:1-5; 11:15

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi lista de blogs

Temas

1290 ( 1 ) 1335 ( 2 ) 1844 ( 14 ) 1929 ( 1 ) 2012 ( 1 ) 2300 ( 6 ) 666 ( 4 ) 7 plagas ( 2 ) 70 Semanas ( 2 ) Abusos a menores ( 3 ) Adoración ( 8 ) Advenimiento ( 6 ) Adventistas ( 54 ) Alimentación ( 3 ) Anette Moreno ( 1 ) Ángel Gabriel ( 1 ) Ángeles ( 1 ) Angelología ( 1 ) Anglicanos ( 2 ) Antíoco ( 2 ) Antitrinitarios ( 7 ) Apocalipsis ( 31 ) Apocalipsis 10 ( 1 ) Apocalipsis 12 ( 1 ) Apocalipsis 13 ( 13 ) Apocalipsis 14 ( 6 ) Apocalipsis 17 ( 8 ) Apocalipsis 18 ( 2 ) Apocalipsis 7 ( 4 ) Apologética católica ( 1 ) Apostasía ( 6 ) Argentina ( 3 ) Babel ( 1 ) Babilonia ( 7 ) Barack Obama ( 2 ) Bautismo ( 2 ) Ben Carson ( 2 ) Benedicto XVI ( 15 ) Bestia de Apocalipsis ( 8 ) Biblia ( 3 ) Biblia satánica ( 1 ) Bisexuales ( 4 ) Brasil ( 1 ) Carismáticos ( 1 ) Catolicismo ( 21 ) Católicos alemanes ( 2 ) Católicos en accción ( 15 ) Católicos en acción ( 10 ) Celibato ( 1 ) Cielo ( 2 ) Clifford Goldstein ( 2 ) CMI ( 1 ) Comidas y bebidas ( 1 ) Comunismo ( 1 ) Concilio Vaticano II ( 1 ) Congreso Mundial de la AG ( 5 ) Creacionismo ( 1 ) Crisis de la Iglesia Católica ( 6 ) Cristianismo ( 10 ) Crucifijo ( 3 ) Cuarto Ángel ( 1 ) Cuba ( 1 ) Cuerno pequeños ( 4 ) Culto ( 2 ) Daniel ( 19 ) Daniel 8 ( 2 ) Dario Raa ( 1 ) David Gates ( 6 ) Debates teológicos ( 15 ) Denuncias a la ICAR ( 2 ) Desastres naturales ( 5 ) Día de Reposo ( 7 ) Discidentes ( 5 ) Disidentes ( 28 ) Dispensacionalismo ( 1 ) DOCTRINAS ( 30 ) Domingo ( 4 ) Don de lenguas ( 1 ) Don Profético ( 1 ) Dr. Alberto Timm ( 4 ) Dr. Alberto Treiyer ( 9 ) Dr. Ángel Manuel Rodríguez ( 6 ) Dr. Carlos A. Steger ( 1 ) Dr. Clifford Goldstein ( 1 ) Dr. Fernando Canale ( 1 ) Dr. George Knight ( 1 ) Dr. Gerhard Pfandl ( 2 ) Dr. José Evelio García ( 1 ) Dr. Marco Tulio Terreros ( 1 ) Dr. Marcos Blanco ( 1 ) Dr. Mario Veloso ( 3 ) Dr. Marvin Moore ( 2 ) Dr. Merlin D. Burt ( 1 ) Dr. Miguel Ángel Núñez ( 2 ) Dr. Samuel Núñez ( 1 ) Ébola ( 1 ) ECUMENISMO ( 16 ) EE.UU. ( 8 ) El cuerno pequeño ( 7 ) El Gran Conflicto ( 4 ) El Remanente ( 8 ) El Santuario ( 7 ) El Vaticano ( 4 ) Elena G. de White ( 9 ) Elena G. de White y la Trinidad ( 7 ) Escándalos de la ICAR ( 2 ) España ( 2 ) Espiritismo ( 2 ) Espíritu de Profecía ( 1 ) Espíritu Santo ( 3 ) Evangélicos ( 33 ) Evangelio ( 1 ) Evangelismo ( 4 ) Ex-pastores ( 10 ) Falsa adoración ( 7 ) Falsas Religiones ( 2 ) Fernando Aranda Fraga ( 1 ) Fidel Castro ( 1 ) Fiestas paganas ( 3 ) Fin del mundo ( 10 ) Francisco I ( 21 ) Fraudes religiosos ( 3 ) Fuerte pregón ( 1 ) Futurismo ( 1 ) Gambetta ( 20 ) Gays ( 4 ) Génesis ( 1 ) Gillermo Miller ( 1 ) Halloween ( 1 ) Herejías ( 31 ) Hijas de Babilonia ( 6 ) Historia de la IASD ( 11 ) Homosexualidad ( 8 ) Hugo Gambetta ( 20 ) IASD Movimiento Reforma ( 1 ) Identidad profética ( 10 ) Idolatría ( 2 ) Ídolos ( 1 ) Iglesia Adventista del Evangelio Eterno ( 1 ) Iglesia Adventistas del Séptimo Día ( 26 ) Iglesia Católica Apostólica y Romana ( 23 ) Iglesia y mundo contemporaneo ( 23 ) II Guerra Mundial ( 1 ) Iluminattis ( 1 ) Imagen de la bestia ( 1 ) Infierno ( 3 ) Inglaterra ( 1 ) Intersexuales ( 4 ) Irán ( 1 ) Israel ( 2 ) Italia ( 2 ) Jack Sequeira ( 1 ) Jesuitas ( 3 ) Jesús Adrián Romero ( 1 ) Johannes Greber ( 4 ) John MacArthur ( 1 ) Jorge Mario Bergoglio ( 12 ) Juan Hus ( 1 ) Juan Luís Cipriani ( 1 ) Juan Pablo II ( 1 ) Juan Vicente Boo ( 1 ) Judíos ( 1 ) juicio final ( 2 ) Juicio Investigador ( 8 ) Justificación por la fe ( 3 ) Kevin Rodríguez ( 1 ) La Deidad ( 8 ) La Gran Esperanza ( 2 ) La gran ramera ( 2 ) La ley dominical ( 10 ) La marca de la bestia ( 15 ) Las 7 trompetas ( 3 ) Lesbianas ( 4 ) Lesbianismo ( 6 ) Ley de Dios ( 14 ) LGTBI ( 4 ) Libertad Religiosa ( 6 ) Libros ( 1 ) Locuras sociales ( 26 ) Los 10 mandamientos ( 10 ) Los 144000 ( 5 ) Luis Gonzalves ( 4 ) Luteranos ( 1 ) Marcos Witt ( 1 ) María ( 1 ) Mary Glasspol ( 1 ) Masones ( 1 ) Matrimonios Gays ( 6 ) Mensaje de los tres ángeles ( 4 ) Milagros ( 2 ) Ministerios Independientes ( 1 ) Misticismo ( 1 ) Mormones ( 1 ) Muerte ( 3 ) Música ( 4 ) Música evangélica ( 5 ) Musulmanes ( 4 ) Navidad ( 1 ) New Age ( 1 ) Norberto Restrepo ( 9 ) Noticias adventistas ( 9 ) Novelas ( 1 ) Nueva Era ( 6 ) Nwe Age ( 3 ) Obispos católicos ( 1 ) Ocultismo ( 3 ) Oraciones ( 1 ) Ordenación de la Mujer ( 18 ) Otras denominaciones ( 6 ) Padre Federico Lombardi ( 4 ) Padrenuestro ( 1 ) Papa ( 29 ) Pare de Sufrir ( 3 ) Pastor Jens M. Kruse ( 1 ) Pastores adventistas ( 1 ) Pastores evangélicos ( 6 ) Pederastía ( 2 ) Películas ( 3 ) Pentecostales ( 2 ) Perfección ( 1 ) Perfeccionismo ( 1 ) Personas Transgénero ( 4 ) Perú ( 2 ) Pio XII ( 2 ) Pioneros adventistas ( 7 ) Postmodernismo ( 7 ) Pr. Doug Batchelor ( 2 ) Pr. Esteban Bohr ( 4 ) Pr. Heyssen J. Cordero ( 2 ) Pr. Luís Gonçalves ( 3 ) Pr. Patricio Olivares ( 1 ) Problemas teológicos ( 13 ) Profecía ( 56 ) Profecía falsa ( 12 ) Pronunciamientos del Heraldo ( 11 ) Pueblo de Dios ( 1 ) Rapto secreto ( 2 ) Recursos ( 1 ) Reforma Pro Salud ( 6 ) Reformistas ( 6 ) Reino Unido ( 1 ) Religión ( 4 ) Religiones comparadas ( 15 ) Resurrección ( 1 ) Rezar ( 1 ) Rezo ( 1 ) Roma ( 36 ) Rosario ( 1 ) Rowan Williams ( 1 ) Sábado ( 22 ) Sacerdotes católicos ( 4 ) Salud adventista ( 10 ) Salvación por Gracia ( 9 ) Salvación por obras ( 8 ) Santos y Santas ( 6 ) Santuario ( 5 ) Santuario Celestial ( 7 ) Satanismo ( 3 ) Sectas ( 7 ) Secularismo ( 3 ) Segunda Venida ( 6 ) Sello de Dios ( 19 ) Señor de los milagros ( 1 ) Sermones ( 2 ) Sistema papal ( 12 ) Sodomismo ( 1 ) Ted Wilson ( 3 ) Teología ( 12 ) Terremotos ( 5 ) Testigos de Jehová ( 5 ) Theodore McCarrick ( 1 ) Tradiciones ( 4 ) Trinidad ( 11 ) Trinitarismo ( 7 ) Vegetarianismo ( 5 ) Videos adventistas ( 29 ) Virgen María ( 3 ) Watchtower ( 5 )